scorecardresearch

«Guadalajara es una provincia mágica»

Inmaculada López Martínez
-

El investigador y escritor guadalajareño, experto en fenómenos misterioros y paranormales, acaba de publicar su primer libro sobre esta temática centrado

El investigador y escritor guadalajareño Ángel Arroyo. - Foto: Javier Pozo

Desde muy pequeño, Ángel Arroyo (Guadalajara, 1968) sintió una fascinación especial por todo aquello que envuelve el mundo del misterio y los fenómenos paranormales. Esta curiosa afición le llevó a recopilar artículos, referencias y toda clase de información sobre este tipo de sucesos, especialmente, aquellos que tuvieron lugar en la geografía provincial. Tras una laboriosa tarea de análisis e investigación, este guadalajareño publica un primer libro en el que recoge una selección de 17 episodios acontecidos en Guadalajara donde el misterio y leyenda son los grandes protagonistas. 

¿Cómo surge su interés por el mundo del misterio y los fenómenos paranormales?

Cuando yo era pequeño, tendría siete u ocho años, empecé a ver a Jiménez del Oso en la televisión y, a partir de ahí, me enganchó todo lo que decía. De ahí me viene la afición por estos temas. 

El investigador y escritor guadalajareño Ángel Arroyo.El investigador y escritor guadalajareño Ángel Arroyo. - Foto: Javier Pozo¿Por qué cree que es una temática que atrae tanto a la gente?

Porque es un mundo muy atractivo. A la gente le llama siempre la atención todo lo que desconoce y si está aderezado con el sentimiento del miedo, todavía más. Es verdad que la gente suele disfrutar con estos temas.

Dentro del campo del misterio, ¿hay algún aspecto que le interese de manera especial?

Las apariciones marianas es un tema que me apasiona. Toda la información que me llega sobre apariciones de la Virgen me encanta y la voy recopilando. De hecho, tengo en mente un segundo libro dedicado exclusivamente a estos sucesos. Es cierto que en Guadalajara hay etnólogos e historiadores que ya han escrito bastante sobre ello, pero yo quiero hacerlo desde un punto de vista más misterioso.

Acaba de lanzar el libro Prodigios y misterios de la provincia de Guadalajara. En general, ¿es Guadalajara una provincia en la que haya constancia de muchos sucesos de estas características?

Guadalajara, a pesar de ubicarse en lo que llamamos La España Vaciada, es una provincia mágica y con una cultura popular  amplia y muy rica en sucesos prodigiosos o paranormales. Lo que yo he querido hacer con este libro que acaba de publicarse es recopilar algunos de estos casos, en concreto son 17 (uno por capítulo), agruparlos para darle una consistencia y de ese modo evitar que se pierdan con el paso de los años. 

¿Hay más ciencia, historia o leyenda en este libro?

Hay un poco de todo, pero lo que más tiene es lógica y la aplicación de la deducción y la razón a estos temas. No hace falta ser un científico a fondo para saber de lo que estamos hablando y descubrir los orígenes de estos fenómenos. 

¿Cómo ha sido el proceso de investigación de este libro?

Desde niño, siempre me he dedicado a la recopilación de noticias, artículos y textos de libros que hablaban de cosas misteriosas y curiosas, sobre todo, lo relacionado con la provincia de Guadalajara. Antes era más complicado investigar, pero desde la llegada de internet y la digitalización de los fondos bibliográficos, las consultas y búsquedas son mucho más sencillas. Básicamente, las investigaciones que he realizado han sido siguiendo el rastro de referencias que yo tenía a través de archivos, hemerotecas y fondos bibliográficos. Al final, vas descubriendo que los fantasmas, leyendas, los milagros o los platillos volantes se pueden explicar desde un punto de vista lógico y racional.

¿Ha contado también con el testimonio de personas?

No porque todos los sucesos que se recopilan en este libro son muy antiguos. El primero data de 1414 y el más actual de 1953. Luego, he añadido unas pinceladas de un caso de 1974 en la capital, en concreto, en el Cerro del Pimiento. Me hacía especial ilusión hacer referencia a ello porque era el barrio donde vivían mis abuelos.

¿Hay alguna zona de la provincia que destaque por ser especialmente misteriosa?

La comarca del Alto Rey está plagada de leyendas, tiene una riqueza de  historias que es increíble.

¿Podría resumir algún episodio de los que ha investigado que le resulte más curioso o llamativo?

El caso que me ha llamado más la atención es El Fantasma de Manuela, que se supone que habitaba en el Castillo de Riba de Santiuste. Investigando y tirando del hilo, al final me di cuenta de que el origen de esta leyenda no tiene nada de peculiar. Lo que ocurría es que en los años 70 se juntaban allí una serie de miembros de una secta esotérica que se dedicaban a hacer rituales. Se vestían con unos hábitos blancos con capucha y se dedicaban a caminar por las almenas del castillo. Entonces, eso lo veían los chicos jóvenes del pueblo y lo interpretaban como que era un fantasma. En aquel momento, coincidió que había un programa de radio que se llamaba Medianoche de Antonio José Ales, quien se enteró de la historia. Fue allí, habló con los chiquillos y le dijeron que sí , que habían visto una especie de fantasma. A raíz de aquello, hizo unos programas especiales desde el castillo. Y ese fue el nacimiento de un fantasma:ni más ni menos que las visiones de unos chavales que vieron hacer rituales esotéricos.

¿De qué trata el caso más antiguo que narra en su libro?

Se remonta a 1414. En ese momento, había una gran sequía. Los vecinos de Guadalajara, para evitar que se perdiera la cosecha, celebraban procesiones para rogar a Dios que lloviera. Hubo una salida de una procesión desde lo que ahora es el Convento de San Francisco (que entonces estaba en las afueras) hasta el centro de la ciudad, lo que hoy es la Plaza Mayor. Un sacerdote franciscano ofició la procesión y, cuando llegó al final, donde entonces había una pequeña ermita, se subió a un atrio y comenzó a implorar para que lloviese. En ese momento, apareció en el cielo una bola de color rojo y blanco muy intensa, no muy grande, de unos 40 centímetros, y se le posó encima de la cabeza del sacerdote. Dentro de esa luz apareció la silueta de una especie de cruz ramificada. Al poco de desaparecer, el cielo se tornó gris y empezó a llover copiosamente. Los vecinos que vieron aquello lo atribuyeron a un milagro. Tenemos la suerte de que ese suceso se recogió  por escrito e incluso hay dibujos de personas que lo vieron. 

¿Y el suceso más reciente?

Recojo el avistamiento de un ovni que tuvo lugar en el barrio del Cerro del Pimiento en 1974, justo antes de las Ferias de Guadalajara. 

¿Ha destacado la historia de alguna aparición mariana?

En el libro regojo la historia de la Virgen del Madroñal de Auñón. Es la típica aparición mariana en toda regla del siglo XI-XII, con la imagen de la Virgen que se le aparece a un pastor en las ramas de un árbol. El pastor se acerca y encuentra la talla. Como digo, es una historia típica de la Edad Media que tienen mucho pueblos. Luego, hay un segundo milagro para potenciar la visión que ha tenido el pastor y, a partir de ahí, la talla se lleva a una ermita o a una iglesia, crece la devoción popular, la Virgen empieza a hacer milagros (más producto de la sugestión y de la incultura que de un milagro en sí mismo) y lo que hace todo esto es asentar el culto y la creencia hasta nuestros días.

También tiene una página web donde habla de todos estos casos...

Sí, llevo más de 10 años con ella. Se llama Guadalajaramisteriosa.es y contiene algunas pinceladas del libro, pero sin profundizar. No me gusta públicamente mostrar todos los detalles e investigaciones que realizo porque luego me los copian.

¿Usted ha sido testigo presencial de algún fenómeno paranormal?

Sí. Tendría unos ocho años cuando vi un platillo volante. Era como una esfera con la parte de arriba cortada. Estaba envuelto en una capa de color anaranjada y tuve la suerte de que sobrevoló por encima de mi cabeza y tuve ocasión de verle la base. Ocurrió en Guadalajara, justo en la calle Cifuentes. Pasó por encima de mi cabeza en lo que es ahora la rotonda de la Constitución. Yo iba montado en un autobús y el objeto siguió la misma velocidad del vehículo. Estaría como a 100 metros de altura.

Pero, ¿usted cree que hay vida extraterrestre?

No, la vida extraterrestre como tal no tiene nada que ver con un marcianito de color verde ni con una nave espacial. Eso son estereotipos sociales y culturales. Yo la concibo más bien como una vida unicelular en el planeta Marte o algo parecido. 

¿Y tiene fe en lo espiritual?

Tampoco. Soy una persona lógica y racional. Hago conciencia crítica de lo que leo, me gusta contrastar diferentes autores con versiones contrapuestas y las opiniones de todo el mundo. A partir de ahí, la mayoría de estos casos tienen una explicación racional. Ojalá existiera esa parte espiritual pero, bajo mi experiencia personal, no es así. 

También existe una parte de estafa  y engaño en estos temas...

Yo respeto la fe de todo el mundo, pero de lo que sí estoy en contra es de quienes se aprovechan económicamente de las creencias de los demás, esos videntes o ayudas espirituales que lo que hacen es engañar a la gente que cree. Es la vertiente de la picaresca y el engaño para sacar dinero.

¿Algún mensaje como conclusión?

Me gustaría animar a la gente a que venga a conocer Guadalajar, no sólo por su riqueza histórica, patrimonial y natural sino también porque está llena de misterios y leyendas. Tenemos un pose de misterio que la gente que venga a visitarnos le llamará mucho la atención.