scorecardresearch

Pagos a la carta

C.C. (SPC)
-

Uno de cada cuatro españoles realiza sus compras en establecimientos comerciales que ofrecen la posibilidad de aplazar y financiar las adquisiciones en cómodos plazos adaptándose a la situación de cada economía doméstica

Pagos a la carta

El comercio y la banca son dos de los sectores que más han evolucionado para mantener su volumen de negocio en cifras de rentabilidad en un contexto muy cambiante y competitivo.

Una de las transformaciones más importantes que han experimentado estos sectores es el referido a los nuevos medios de pago. Se ha pasado de las clásicas letras de cambio que se firmaban en papel a los sistemas digitales más innovadores en los que el cliente decide a la carta, cuándo y cuánto va a hacer frente a sus deudas.

La fórmula de «compre ahora y pague después» sigue estando en pleno esplendor gracias a la popularización del comercio virtual a través de las aplicaciones financieras que lo han popularizado para todas las personas, independientemente de que tengan o no una nómina o unos ingresos que siempre fueron un requisito esencial.

El comercio actual busca soluciones innovadoras para seguir vendiendo sus productos tanto en la tienda física como por internet, aportando más facilidades que nunca al vendedor y al comprador, incluso, está demostrado que cuando una venta se financia a medio y largo plazo se incrementa la cuantía a devolver. Sirva como ejemplo el mercado del automóvil, que trata de que los vehículos no se paguen al contado sino que sean financiados, puesto que está demostrado que cuando una persona compra un turismo a plazos le añade más extras y pide a la financiera un crédito mayor pensando que tendrá más tiempo y más facilidades para pagar su deuda. 

De hecho, en España, uno de cada cuatro consumidores prefiere comprar en establecimientos que ofrecen esta modalidad de pago aplazado. Compañías como, por ejemplo, El Corte Ingles ofrecen una tarjeta propia, que muy pronto será también una visa, con el fin de que sus clientes aplacen los pagos ya que está comprobado que se incrementa su consumo y que, incluso, adquiere productos de mayor calidad y cuantía.

Las compras a plazos permiten a los clientes pagar en diferentes cuotas mejorando la flexibilidad de las compras, decidiendo lo que más le conviene, según la situación que atraviesan sus economías.

Los expertos en comercio destacan que, además, las compañías financieras facilitan la compra, reducen el miedo de los consumidores a adquirir productos de mayor calidad pensando que tendrán mayores facilidades a la hora del pago e incrementan considerablemente el valor de la cesta media. Así, está demostrado que en el sector mueble y hogar registra un incremento del 30% en el carrito medio y del 22% en tasa de penetración.

Por su parte, las tiendas de moda y retail tienen una tasa de penetración inferior, de entre el 4% y el 8%. En cambio, el incremento del carrito medio es mayor, llegando a duplicarse o a multiplicarse por cuatro.

En el comercio electrónico y electrodoméstico encontramos que la tasa de penetración de venta a plazos está entre el 15% y 22%, mientras que la compra media se coloca entre 5% y el 27%.

Fórmula de éxito. Las compañías financieras han apostado fuerte por desarrollar esta fórmula de éxito que año tras año incrementa el volumen de negocio que ingresan en comisiones. Así, podemos encontrar como todos los bancos trabajan este sistema. Por ejemplo, CaixaBank cuenta con CaixaBank Payments & Consumer que tiene la línea de pagos aplazados FindOnline en el que el cliente elige el modelo de financiación que desea.

Otras empresas con sistemas de pago aplazados son también Cetelem, Instant Credit, Klarma, Oney, Pagantis, Payin7, Sequra o ViaBill.