scorecardresearch

Pablo Bellido califica como una "victoria" el Plan del Tajo

Redacción
-

Contempla la reducción anual de 132 hm3 de agua trasvasable a Levante

Pablo Bellido es secretario provincial del PSOE en Guadalajara. - Foto: PSOE Guadalajara

"Es una victoria de Castilla-La Mancha, del Gobierno de Emiliano García Page y un triunfo para los municipios ribereños". Así de contundente se mostró el secretario provincial del PSOE, Pablo Bellido al valorar la aprobación del borrador del Plan Hidrológico del Tajo por parte del Consejo del Agua, paso previo hasta que el Consejo de Ministros dé luz verde definitiva a este documento.

El borrador incluye aspectos más que interesantes para la provincia de Guadalajara como es el incremento del caudal mínimo de 6 a 8,65 metros cúbicos/segundo a su paso por Aranjuez. Esta medida tiene una repercusión directa en los embalses de la cabecera del Tajo que permitirá elevar su lámina estable de agua hasta alcanzar los 800 hm3 con carácter mínimo. "Significará un respiro para los embalses, garantía de caudal para el río Tajo y la recuperación de la industria turística puesta en peligro por los gobiernos anteriores", señala el propio Bellido.

El borrador también incluye la reducción del volumen de agua trasvasada en nivel 2. Según este documento, la cantidad pasará de 38 a 27 hm3 por lo que, al año, de Entrepeñas y Buendía se derivarán 132 hm3 a la cuenca del Segura lo que permitirá que este agua "se transforme en riqueza en Castilla-La Mancha".

El dirigente socialista, además, quiso expresar que este primer avance sobre el Plan Hidrológico del Tajo también es un triunfo del "PSOE en Guadalajara". "Nos hemos mantenido en un nivel exigencia y coherencia exquisitos. Siempre vamos a exigir que se trasvase menos agua y solo admitimos las derivaciones que se realizan para garantizar el abastecimiento humano", aseguró. La prueba del éxito para la región y, en particular, en la provincia, son las reacciones que se han producido en la cuenca del Segura donde ahora, el Gobierno de Murcia, por ejemplo, amenaza con llevar este nuevo plan a los tribunales, a pesar de que es "justo desde un punto de vista medioambiental, social y económico".

Pablo Bellido, no obstante, indicó que este primer triunfo no es aún definitivo ya que "creemos que aún se trasvasa de forma injusta y excesiva" por lo que, aseguró que la lucha ha de proseguir hasta lograr "un incremento mayor del caudal ecológico y más agua en los embalses de la cabecera del Tajo". Es más, subrayó que esta medida "no es definitiva porque es reversible", apuntando que "existen partidos como PP o VOX que, si gobiernan, con ellos volverán los saqueos a Entrepeñas y Buendía". El dirigente socialista, recordó, como la anterior presidenta regional del PP, María Dolores de Cospedal, "nos vendió por un plato de lentejas" aprobando un memorándum "que lesionaba claramente los intereses de los ribereños, de la cuenca del Tajo y abandonaba a nuestro sector económico".

Asimismo, lamentó que la política de la dirigente popular entonces, no fuera otra que "ser una sucursal" de Madrid. Y en aquellos años, el Gobierno del PP dejó en segundo plano la desalación en el Levante que, para Bellido, "es la verdadera solución". Destacó que "Rajoy torpedeó durante siete años el desarrollo de la desalación con la que se podría haber asegurado ya el uso agrícola con agua procedente del Mediterráneo". Evidentemente, el coste de este agua desalada sería superior al que se está pagando actualmente de la que procede del acueducto Tajo-Segura, pero seguiría siendo más barata, por ejemplo, que la que paga un vecino de Sacedón. "Siendo el único municipio bañado por los dos embalses de cabecera, el precio del agua es seis veces superior al del agua trasvasada", destaca el secretario provincial del PSOE.

Bellido sigue creyendo que el fin del trasvase Tajo-Segura tal y como lo conocemos actualmente es posible, aunque considera aún difícil poner un plazo definitivo. Si es cierto que existen una serie de condicionantes que pueden acelerar este avance. Por un lado, estaría el cambio climático cuyo devenir complica que el uso del acueducto se pueda prolongar de forma definitiva y, por otro, la capacidad de transformar agua salada en agua viable para el abastecimiento humano y el uso agrícola. "La conjunción de ambos elementos es la que nos debería llevar a ese fin", concluyó el secretario provincial del PSOE en Guadalajara.