scorecardresearch

Sanitarios de Guadalajara recomiendan el uso de mascarilla

Beatriz Palancar Ruiz
-

Los sindicatos consideran fundamental que cada empresa realice una medición de riesgos laborales en cada puesto

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier Pozo

Han transcurrido tan solo diez días desde que el Boletín Oficial del Estado (BOE) recogía el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros por el que se ponía fin a la obligatoriedad del uso de las mascarillas en interiores. En esta primera semana, se puede ver un comportamiento dispar por parte de la ciudadanía, tanto en su día a día como en los centros de trabajo.

Poco después de la publicación en el BOE, comunidades como Cantabria y Asturias, por el ascenso de sus datos de contagio, pedían al Gobierno central que revertiera la medida. Una decisión que tomaron en países como Austria e Irlanda ante el aumento de contagios.

Desde luego, hay voces autorizadas que defienden que hubiese sido conveniente esperar un poco más antes de tomar esta decisión de retirar el uso de la mascarilla de forma obligatoria en interiores. 

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores.Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier Pozo«Considero que nos hemos precipitado un poco en la toma de decisiones y creo que, de momento, hubiese sido más razonable mantener las mascarillas más tiempo en los locales cerrados. Ha sido una decisión, probablemente, precipitada. Es verdad que la infección por Covid, sobre todo por la nueva variante, el porcentaje de pacientes que se complica es pequeño, es verdad que el número de infecciones que estamos teniendo está aumentando y lo normal es que repunte en los próximos meses. Me temo que los profesionales sanitarios no terminamos de ser escuchados suficientemente. Es una mezcla entre decisión política y técnica, y a veces los parámetros políticos juegan un papel muy importante en la toma de decisiones y me parece que es un error», valora el presidente del colegio de Médicos de Guadalajara, Javier Balaguer.

Este facultativo estima que hay personas que, por su situación médica, debería mantener precauciones: «Toda persona que tenga algún tipo de problema en su sistema inmunológico o personas mayores de 60 años, mi recomendación es que en todos los lugares cerrados llevasen mascarilla de momento porque es una población para la que el riesgo de infección no es cero y el gasto de la mascarilla es pequeño. Ya que nos hemos acostumbrado, creo que alargarlo un poco más no supone un esfuerzo importante para la población».

Y es que el propio Javier Balaguer reconoce que él utiliza la mascarilla en algunas circunstancias también en exteriores: «Aunque no creo que sea imprescindible por la calle si mantienes la distancia de seguridad, si hay mucha aglomeración, me la pongo, porque me considero una persona de riesgo. Yo veo que no está de más ese tipo de precauciones», reconoce el presidente del colegio de Médicos.

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores.Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier PozoEn estos momentos, las autoridades sanitarias solo ofrecen datos de contagios correspondientes a los mayores de 60 años. Esto dificulta conocer la incidencia real de la enfermedad. Pero ya ese dato es suficiente para que, Javier Balaguer, considere que aún es bastante alto para la retirada de las mascarillas en interiores: «Ahora mismo, no se están haciendo estudios de prevalencia en toda la población, solo en las personas de riesgo, con lo que no sabemos la prevalencia a nivel general. Por tanto, en el grupo de riesgo, niveles razonables sería por debajo de 200 sobre 100.000 habitantes. Ahora estamos en más del doble. Por encima de 550 en la mitad del país y en zonas con más de mil. Mientras que tengamos una prevalencia tan alta de infección, no vamos a estar sin riesgo de que haya nuevas mutaciones y que estas puedan volverse más agresivas. El riesgo fundamental».

Para el colectivo de los farmacéuticos, la medida de retirar las mascarillas de interiores también debe tomarse con precauciones: «Quitar la mascarilla es una medida política para ir entrando en esa normalidad pero yo sigo aconsejando prudencia. Todos sabemos dónde la debemos usar y dónde no. Si estás al aire libre o entras a un local en el que no hay prácticamente gente, puedes estar sin mascarilla, y si entramos a centros comerciales, que están llenos de gente en épocas de vacaciones, yo lo que haría es llevar esa mascarilla. Sobre todo, si me genera angustia o ansiedad, porque hay a gente que todavía le sigue pasando», declara la presidenta del colegio de Farmacéuticos de Guadalajara, Concepción Sánchez Montero.

En los dispensarios, es obligatorio el uso de mascarilla, todavía no han encontrado mucha oposición a la hora de pedir a los clientes que la utilicen. «Esta pandemia, para mucha gente, es lo más difícil que ha pasado en su vida. Hay familias que lo han sufrido de lleno porque se les han ido muchos familiares cercanos. Hay mucha gente, sobre todo mayor, que no les supone ningún problema llevar la mascarilla», afirma la presidenta de Concepción Sánchez Montero, quien, como curiosidad, confirma que al principio de la pandemia se distribuyeron más mascarillas FPP2 pero que «según ha ido avanzando la pandemia, la gente ha ido pasando a las mascarillas quirúrgicas que también eran más baratas». 

MUNDO LABORAL

El Real Decreto publicado el 20 de abril establece que aún hay ámbitos donde la mascarilla continúa siendo obligatoria. Así, las personas de seis años en adelante todavía quedan obligadas al uso de mascarillas si son usuarios de medios de transporte. En los centros sociosanitarios, los trabajadores y los visitantes tendrán que llevar mascarilla cuando estén en zonas compartidas. También los centros, servicios y establecimientos sanitarios, con excepción de las personas ingresadas cuando permanezcan en su habitación. Y en el entorno laboral, con carácter general, no resultará preceptivo el uso de mascarillas, recoge el BOE. No obstante, los responsables en materia de prevención de riesgos laborales podrán determinar las medidas preventivas adecuadas que deban implantarse en el lugar de trabajo o en determinados espacios de los centros de trabajo.

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores.Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier PozoEn este último punto, los sindicatos ven poca claridad sobre la responsabilidad que tienen las empresas a la hora de evaluar cada puesto de trabajo.  

«El Real Decreto deja demasiada abierta la puerta a interpretaciones. Habrá puestos en los que tengan que ser el propio trabajador quien evalúe si se dan las condiciones para el uso de las mascarillas. Debería ser el servicio de prevención de riesgos laborales pero, cuando no lo hace para otros temas, no sé si se va a hacer en el tema de las mascarillas. La realidad es que todavía no nos fiamos de esas recomendaciones de eliminar el uso de la mascarilla», considera la secretaria de organización de CCOO en Guadalajara, Elena Sanz.

Por parte de UGT, su secretario general provincial, argumenta que «creo que en sitios cerrados, con poca corriente, hay que ser todavía muy cautos porque el virus está ahí. Volver para atrás sería muy malo para todos. En este país, tenemos muy mala memoria. Hace poco salíamos a aplaudir con mucho miedo a la gente que se jugaba la vida. Hay que ser precavido. Desde UGT, decimos que hay que evaluar porque cada puesto de trabajo es diferente. Sobre todo, depende de si es posible mantener una distancia. Donde no es posible, yo creo que se debería seguir manteniendo las mascarillas. En sitios al aire libre, se ha demostrado que es posible seguir avanzando, pero yo creo que quien va a decir si estamos acertados o no es el tiempo. Hay que ser cautos y tener mucha seguridad en el trabajo», recuerda de manera enfática Francisco José Sánchez.

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores.Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier PozoSin duda, uno de los sectores a los que más les beneficia este cambio normativo es a la hostelería, que muestra su satisfacción por la medida: «Todo lo que sea volver a una relativa normalidad y a que la gente esté más cómoda, en principio, creo que va a ser bueno», considera el vicepresidente de la Federación Provincial de Turismo y Hostelería, Mario de Lucas, que reconoce también que «estamos viendo en la calle que mucha gente la sigue llevando. Creo que la libertad es buena para que cada uno decida lo que quiere hacer y, en general, creo que para la hostelería va a ser beneficioso. Sí que hay gente que no la usa de entrada pero nos ha sorprendido que hay bastante gente que sigue usándola aunque no sea obligado. Respetamos a todo el que decida ponérsela».

Otra cosa es la decisión que toma cada hostelero sobre la idoneidad de mantener la mascarilla obligatoria para su personal porque pueda dar más confianza a los clientes: «Eso genera debate dentro de la asociación, a nivel nacional incluso. Hay gente que ha considerado que ha llevado la mascarilla demasiado tiempo. Sanidad nos ha dejado la posibilidad de poder adaptarlo a los programas de prevención y que pueda ser obligatorio sin que nadie pueda negarse. En nuestros locales, la seguimos manteniendo e iremos viendo como evoluciona la cosa. Hay trabajadores que la mantendrán por voluntad propia y hay otros que se la quitarán en cuanto decidamos que se pueda retirar. Nuestro objetivo es que la gente se encuentre cómoda cuando viene a los establecimientos y creo que la gente se encuentra más cómoda si quien les atiende está con la mascarilla», reconoce Mario de Lucas, que es responsable del Grupo Lino.

CELEBRACIONES RELIGIOSAS

Tras dos años de restricciones, la primavera está llena de eventos como bodas y, sobre todo en mayo, comuniones. Desde la Diócesis de Sigüenza- Guadalajara no tienen previsto publicar disposiciones especiales para regular ni el uso de las mascarillas en el interior de los templos ni los cambios introducidos en la celebración de las misas por la pandemia. Así, cada parroquia será libre de mantener las nuevas costumbres como administrar la comunión en la mano, realizar un gesto para dar la paz o el uso del gel hidroalcohólico por parte del sacerdote antes de dar la comunión. «Muchos de los gestos que se han adquirido en la pandemia se van a quedar instalados dentro de la liturgia de la palabra», asegura una voz autorizada de la Diócesis. 

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores.Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier PozoSobre el uso de mascarillas en el interior de los templos, desde la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara se mantiene que no se puede regular más allá de lo que establece lo publicado en el BOE. En el caso concreto de las comuniones, que comienzan a celebrarse en estos días, se deja a criterio de cada parroquia que continúen con medidas como grupos reducidos de niños para evitar la concentración de muchas personas dentro del templo o guardar la distancia de seguridad entre niños como hasta ahora. El uso de la mascarilla en el interior, se entiende, que será una decisión que corresponda a cada párroco y a cada feligrés.

Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores.
Según pasan los días, se puede ver a más personas sin mascarilla en exteriores y en interiores. - Foto: Javier Pozo