scorecardresearch
Javier D. Bazaga

NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


Mantener y proteger

16/09/2022

Castilla-La Mancha ya cuenta con la herramienta necesaria para elaborar los presupuestos del próximo año 2023. Ayer se aprobó en las Cortes regionales el llamado techo de gasto, o lo que es lo mismo, la cantidad de recursos con los que va a contar la autonomía para afrontar todos los gastos del próximo ejercicio. Esa cifra asciende a 7.554 millones de euros, buena parte de ellos destinados a financiar los servicios públicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales. Son 22 millones de euros menos que el año en curso, por lo que lejos de ser unos presupuestos expansivos son más bien conservadores para afrontar un curso complejo, seguramente con un agravamiento de la crisis, y plagado de incertidumbres en cuanto a la inflación y al precio de la energía.
Son los mimbres con los que, a partir de ahora, el consejero de Hacienda y resto de miembros del Ejecutivo deberán elaborar las cuentas para ver a qué proyectos se da prioridad y cuáles pierden fuerza. De entrada, Juan Alfonso Ruiz Molina ya avisa de que se va a poner el acento en el rigor y la prudencia ante ese escenario, y de que no se caerá en la tentación, a pesar de ser un año electoral, en incrementar el endeudamiento de la comunidad. Es más, ya avanzó que se reduciría la necesidad de endeudamiento en un 70% aproximadamente, precisamente para no hipotecar más las cuentas ya que con los tipos de interés subiendo por parte del Banco Central Europeo, los lamentos llegaría en los años venideros.
Con todo, el consejero aseguró que la cifra aprobada ayer en el parlamento es más que suficiente para garantizar el mantenimiento de los servicios públicos, e incluso su fortalecimiento, y mantener congelada la presión fiscal sobre los ciudadanos, e incluso permitirá reducir algunos tipos, dado que los próximos meses van a ser especialmente delicados para las familias debido a esa elevada inflación.
La aprobación de ayer se produjo, eso sí, con el único voto del PSOE, ya que ni PP ni Ciudadanos quisieron dar su respaldo a ese techo de gasto, paso previo y necesario para poder elaborar los presupuestos. Las Cortes han visto plenos de consensos y unanimidades, pero ya hemos dicho que es año electoral. Solo tienen que ver cómo presidentes de gobierno, ministros, presidentes de partidos y autoridades de las más altas cotas están estos días visitando nuestra tierra para mostrar su apoyo a los que más serán los más que probables candidatos a las próximas elecciones autonómicas y municipales. Las encuestas empiezan a correr por los medios de comunicación para empezar a generar tendencias en la ciudadanía, y la pugna política se irá recrudeciendo. Se han visto consensos, sí, pero cuesta imaginar que, al menos en lo que queda de legislatura, veamos nuevos acuerdos por parte de los grupos parlamentarios en la Cámara regional. Ahora bien, los presupuestos son la herramienta con la que los gobiernos hacen política, y este presupuesto quiere mantener nuestro Estado de Bienestar y protegernos de lo que está por venir. Lo veremos.