scorecardresearch

El esplendor de San José Artesano

Inmaculada López Martínez
-

Un colorido mural de grandes dimensiones inspirado en la iconografía bizantina decorará, a partir de junio, el remozado altar de la iglesia de San José Artesano, la única de Guadalajara dedicada al esposo de María

Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso. - Foto: Javier Pozo

San José no es precisamente uno de los personajes más destacados del Evangelio ni tampoco de los más venerados por los fieles cristianos. Para muchos, incluso pasa desapercibido. Sin embargo, para los parroquianos de Los Manantiales, el esposo de la Virgen María es un santo muy apreciado por ser el titular de la iglesia de este popular barrio de la capital, además del patrón de la fiesta más importante que allí se celebra cada primero de mayo.  

Con el propósito de realzar la figura del paciente carpintero y conmemorar el 50 aniversario de la fundación de esta parroquia, a principios del pasado abril, se inició la renovación del presbiterio del templo. Aparte de agrandar y darle una forma semicircular a la superficie elevada donde se celebra la liturgia, la iglesia de San José Artesano lucirá muy pronto un original mural de grandes dimensiones dedicado a su querido patrono. «Creemos que el altar de nuestra parroquia requería una adaptación a los nuevos tiempos, una imagen más vistosa, alegre y actual», comenta Braulio Carlés, el sacerdote de esta iglesia. 

Tan sólo quedan un par de semanas para que llegue el estreno de este espectacular y colorido panel dedicado plenamente a la figura de San José. Y es que, tal y como recuerda el también responsable territorial de Accem, hasta el momento, el padre de Jesús tan sólo estaba representado con una escultura en el interior este edificio religioso. «Era necesario realzar la figura de San José en un templo que lleva su nombre», opina Carlés.

Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso.Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso. - Foto: Javier PozoCaracterísticas

Jesús Díaz González es el nombre del artista amateur que se está encargando de dar vida a esta magnífica obra de arte. «Soy profesor de Religión, pero he estudiado Historia, Historia del Arte y Patrimonio Religioso y desde siempre me ha gustado pintar y el mundo de las artes plásticas, a lo que me dedico pero de manera aficiona», explica. De hecho, este polifacético guadalajareño es autor de esculturas, maquetas y belenes artísticos como el del Colegio Diocesano de Guadalajara. Sin embargo, reconoce que nunca antes había elaborado una obra de semejante magnitud. «Había pintado paneles grandes para decorar escenarios de obras de teatro que luego se desechaban, pero nunca un mural tan grande y que fuera a permanecer en una iglesia a lo largo del tiempo», señala. Por este motivo, Jesús siente una enorme responsabilidad a la hora de que el resultado final sea lo más fiel posible al diseño inicialmente planteado.

En concreto, las imágenes que aparecen en este remozado altar están basadas en el obra del artista religioso brasileño Claudio Pastro, especialmente conocido por ser el autor de las imágenes de la Basílica de la Aparecida, patrona de este país latinoamericano. «He intentado ser lo más fiel posible al autor, soy una especie de copista», aclara Jesús. La estructura de este impresionante mural, de unos 10 metros de ancho por 3,5 de alto, está dividida en  cinco partes. A los lados, aparecen representados la Virgen María y San José a gran tamaño. A continuación, se encuentran superpuestas en parejas las imágenes de los únicos cuatro pasajes del Evangelio donde se alude a San José: la Natividad, el sueño (cuando se le aparece un ángel para avisarle de que huya a fin de evitar la matanza de niños decretada por Herodes), la Huida a Egipto y el taller de carpintería. Por último, en la parte central y a modo de separación, existe un tablero vertical de tonalidad azulada que asemeja las olas del mar. 

Tal y como explica Jesús Díaz, estas pinturas siguen los cánones de la iconografía bizantina aunque con una tendencia más vanguardista. Por ello, se trata de cuerpos alargados, esquemáticos y en posición frontal. Su nariz es alargada, la boca pequeña y en la cara sobresale la expresión de los ojos. «La expresión de los ojos es el símbolo del alma, de la trascendencia, es una idea que toman de los egipcios. Este arte es muy esquemático y encierra mucho simbolismo teológico detrás», detalla con sumo interés este pintor aficionado. Otro de los elementos que llama la atención es el color. «Son colores vivos, pero no complementarios sino contrarios: azul con naranja, que es algo que se suele ver en las miniaturas del arte Románico». Por su parte, Carlés avanza que será «un altar más compacto, armónico y en sintonía con el resto del templo y, lo más importante, donde San José será el gran protagonista».

Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso.Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso. - Foto: Javier PozoDesde hace unas semanas, se encuentra instalada la estructura donde irán colocados los paneles de madera que forman este gran mural. Ahora, tan sólo quedan pendientes los últimos retoques y pinceladas de alguna de las escenas y el montaje final en su ubicación definitiva. «Esperamos poder inaugurarlo a mediados del mes de junio. Nos hubiese gustado hacerlo para la fiesta del patrón, pero todo se fue retrasando y no ha podido ser», indica el párraco.

Pero, sin duda, la gran puesta en escena de esta maravillosa obra de arte tendrá lugar el domingo 31 de julio. Ése día, Televisión Española retransmitirá en directo la misa desde esta popular iglesia de la capital y será entonces cuando San José sonría feliz y satisfecho desde el cielo.

Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso.
Jesús Díaz es el artista aficionado que está realizando esta gran obra de arte religioso. - Foto: Javier Pozo