scorecardresearch

Page rechaza guerra fiscal y pide armonizar algunos impuestos

Agencias
-

El presidente regional es crítico con la bajada de impuestos planteadas por algunas comunidades autónomas y se muestra contrario a lo que ha denominado guerra «fiscal»

El presidente aseguraba que la región tiene «una de las presiones fiscales más bajas de España» - Foto: Reyes Martínez

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha advertido de que, si en España no se avanza hacia la armonización de algunos impuestos, se puede terminar en un «desmadre fiscal» en el que cada autonomía haga la guerra económica por su cuenta. Ha sido muy crítico contra la bajada de impuestos planteadas por algunas comunidades autónomas del PP, por lo que ha mostrado su rechazo contra lo que ha llamado guerra «fiscal», ha pedido al Gobierno de España que actúe para poner orden a este debate y ha dejado claro que su Gobierno aboga por la armonización fiscal en algunos impuestos.

Durante su intervención en la presentación de un proyecto empresarial en Cuenca, García-Page ha manifestado su preocupación por la «demagogia fiscal» de algunos dirigentes del PP, por lo que ha pedido al Gobierno de España que ponga sobre la mesa un escenario donde se puedan establecer armonizaciones fiscales y «no juguemos a ser más demagogos unos que otros».

García-Page ha afirmado que, si en estos meses no se toma algún tipo de medida, «incluso arbitrando un debate en la Conferencia de Presidentes», antes de diciembre el Gobierno de Castilla-La Mancha presentará una iniciativa legislativa a las institucionales nacionales para que se apruebe un proyecto de armonización fiscal en algunos impuestos que «no deben llevar nunca al enfrentamiento» entre los territorios en España.

Page se ha preguntado cómo es posible que España plantee en la Unión Europea avanzar hacia un escenario de convergencia fiscal y que en España «lo que se ponga de moda es hacer la guerra económica por su cuenta. Para eso no se han inventado las autonomías, sino para hacer más fáciles los servicios a la gente». Ni se han inventado las autonomías, ha continuado, para que algunos quieran romper España ni para la demagogia fiscal. En ese sentido, ha manifestado que, si «lo que dicen ahora algunos dirigentes del PP lo hubieran dicho los vascos, dirían que son unos traidores y que están rompiendo España».

Ha defendido que en España los impuestos no sirvan para que «todavía tengamos un país más difícil de gestionar, con más dramas , complicaciones e incertidumbres».

«Buscaremos la armonización y se lo quiero decir al Gobierno de España, que empiece a plantear una reflexión para ordenar un debate que no puede llevarnos a trocear la riqueza del país ni a hacer más difíciles las gestiones a los empresarios ni a competir para ver quien vive aquí o quien se muere allá».

Por eso, ha pedido sentido común y coherencia, por sentido de país y de responsabilidad.