scorecardresearch

El Gobierno, seguro de sacar adelante la reforma laboral

EFE
-

El Ejecutivo asegura que se está trabajando en un acuerdo para que los socios de investidura apoyen finalmente el cambio

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños - Foto: Rodrigo Jiménez

El Gobierno no excluirá a ningún partido que quiera apoyar el decreto de reforma laboral sin cambios en el Congreso y se muestra convencido de que socios de investidura como el PNV apoyarán finalmente el cambio laboral porque se está trabajando en un acuerdo que llegará pronto.

Sin embargo, la disposición del Ejecutivo de apoyarse en los votos de Ciudadanos para convalidar el decreto sin enmiendas ha vuelto a levantar recelos en sus socios de coalición y Unidas Podemos cree que es "una trampa". Avisa de que las intenciones de la formación naranja "no son honestas".

De momento mientras el PSOE se muestra seguro de que el decreto será convalidado -previsiblemente el día 3 de febrero en el Pleno del Congreso de los Diputados- y la maquinaria negociadora se ha puesto a funcionar, los apoyos aún están en el aire.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha puntualizado este jueves que le extrañaría que partidos progresistas no quieran cambiar el actual marco laboral que es "injusto y tremendamente agresivo" y la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha ido más allá al afirmar que tiene "la total seguridad" de que la reforma "saldrá adelante" y que además se preservará el acuerdo alcanzado con los agentes sociales.

ERC ha empezado a tener contactos con el Ejecutivo más intensos en los últimos días y aunque ayer señaló que no apoyaría un proyecto "personal" de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, también vio margen para negociar, mientras que el PNV solo ha puesto como condición que se garantice la prevalencia del convenio vasco cuando haya una controversia respecto a un convenio de empresa o estatal.

"El PNV es uno de los socios prioritarios con los que siempre acordamos. Es un socio confiable y alcanzaremos más pronto que tarde el acuerdo o los acuerdos en los que ya estamos trabajando", ha avanzado Lastra, que también ha incluido a Ciudadanos en la ecuación de los apoyos al decreto.

Y es que una vez que el Ejecutivo, por la parte socialista, casi ha garantizado que el decreto no se enmendará y ha abierto la puerta a la formación naranja, el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, ha puntualizado que "si no se toca una coma", votarán con un sí.

Los recelos han vuelto a revelarse en Unidas Podemos que ha advertido de que Cs solo quiere romper el bloque que apoyó la investidura y ha avisado de que "no nos podemos desviar del camino".

"El bloque de investidura es un patrimonio político muy valioso que hay que conservar, y jugar a la geometría variable con una cuestión tan fundamental como el mercado laboral es un error; las intenciones de Cs no son honestas", ha recalcado el portavoz de En Comú Podem Jaume Asens mientras tendía la mano a ERC y le animaba a no negar una reforma pactada con los sindicatos.

"Este acuerdo ha llegado hasta aquí y más adelante se puede hacer otro acuerdo para avanzar, sin embargo, ahora es muy importante preservar" esta reforma, ha puntualizado, al tiempo que Asens también cree que hasta el día 3 hay tiempo para llegar a un acuerdo "que puede tener relación con el texto o con otras cuestiones que vayan paralelamente a ese acuerdo".

En este sentido fuentes de la formación morada creen que con ERC se podría negociar su apoyo con un pacto por la vía competencial en materia laboral.

Por otro lado, desde el ala socialista del Ejecutivo se recuerda a Unidas Podemos que no se puede boicotear el voto favorable del partido de Inés Arrimadas teniendo en cuenta que, según lo que han expuesto, no piden negociar ningún cambio en el texto de la reforma laboral para dar ese respaldo.

Lo que sí ven improbable esas mismas fuentes es que EH Bildu pueda entrar finalmente a apoyar el decreto, ya que la formación abertzale pide incluso derogar la reforma laboral del 2010, aprobada por el Gobierno socialista.