scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


El libro blanco de Petete

22/12/2021

Dios los cría y ellos se juntan. Todos los políticos y los delincuentes famosos, -sic-, han escrito un libro para blanquear su imagen. Algunos son mixtos, es decir, los hay políticos y delincuentes. Los más puros para mí: los delincuentes! Porque al final los políticos tienen una labia que son capaces de dar la vuelta a un erizo sin tocarlo.
El libro que para mí empezó el melón fue 'Camina o revienta', del Lute, famoso delincuente que luego se transformó en un 'intelectual', creo que de izquierdas radical, -que casualidad, no se apunto a Fuerza Nueva ni a la UCD que era de su época-, y se hizo famoso por unas románticas y trepidantes huidas de la Guardia Civil. Otro 'personaje', que ha escrito libros y algunos hablando de sí mismo, es Pedro J., que se cree el creador de El Mundo, no solo del periódico, y por alguna otra anécdota de cuyo guión no quiero acordarme como decía Cervantes. Los periodistas copian mucho a otros periodistas con tirantes, y el primero fue el famoso Tom Wolfe que escribió 'El coqueto y aerodinámico rock and roll color caramelo de ron', cuya última frase fue el título de mi otra columna. De ahí a otro locutor de la televisión y salto a nuestro Cid Blanqueador.
El siguiente en la lista es Rajoy, un flojo, -la faca la llevaba Montoro en la faja, como todos los atracadores-, al que le ha llegado su propia fama de flojo, alguien se lo habrá dicho digo yo, porque ha escrito otro libro poniéndose medallas.
Y este año parece que es el año de los libros para ensalzar el ego, porque ha aparecido una lista de autores, que quieren ser un cruce entre El Capitán Trueno y Agustina de Aragón. Cayetana que te veo.
Todo el que ha sido alguien y se ha caído del cartel ha escrito un libro de memorias para ensalzarse a sí mismo, y así por ejemplo Alfonso Guerra, ese sí que fue un crack pero tanta paz lleve como gloria dejó, escribió varios sobre sí mismo. No nos puede faltar Aznar, que aunque se puede poner la medalla de la derrota de ETA y la recuperación de la economía española y del paro, se le coló algún que otro íntimo amigo delincuente. Son más de tres, ¡bájate un poquito! Y mira la Telefónica y Caja Madrid con doblete.
Hay muchos más pero no me caben en una columna, como Esperanza Aguirre que se ha puesto por las nubes a sí misma en los últimos dos, y ahh! se me olvidaba, el mago de las finanzas y los trajes a raya, - bancarios y de los otros-, el ínclito Mario Conde que de torero se metió a albañil, chinda, chinda, chinda chin, y como un paso doble, se perdió los mejores años de su vida en un apartamento de 2x4. Nadie se lo explicó, pero bien que escribió un par de libros para explicar al público lo que no le pudo explicar a la Audiencia Provincial. Los libros de memorias de famosos tienden a blanquear su imagen, y a ponerse medallas de historias en las que