Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedo

B. Palancar Ruiz
-

Tanto los centros públicos como privados abren en estos meses su periodo de matriculación con la esperanza de que para el próximo curso se hayan superado muchos miedos que aún tienen las familias

Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedo

Los Centros de Educación Infantil, por todos conocidos como guarderías, atienden una de las necesidades básicas de la sociedad actual, el cuidado de los menores de cero a tres años mientras sus padres trabajan. Es un periodo de enseñanza no obligatoria y en estos tiempos de Covid, estas escuelas están atravesando una situación delicada. El miedo y las condiciones laborales de las familias, muchas de ellas con alguno de sus miembros teletrabajando o en ERTE, han dado lugar a que muchos pequeños estén bajo el cuidado de sus padres u otros familiares en sus domicilios, cuando en condiciones normales hubiesen acudido a alguno de estos Centros de Educación Infantil.

En Guadalajara capital, 16 centros privados están agrupados en una asociación gremial bajo el paraguas de CEOE-Cepyme. La presidenta en funciones de este colectivo, Olga Mingorance, admite que aún «hay muchas familias que tienen miedo y que les está costando. El primer ciclo de Educación Infantil, de cero a tres años, no es obligatorio y las familias se plantean traer a los niños a los centros cuando hay un problema laboral. Si ese problema no existe, disminuye la necesidad de traerles». 

Ahora que está abierto el periodo de matrícula en la mayoría de las escuelas, y una vez que se ha vacunado a los cuidadores, se espera que se reciban más inscripciones para el próximo curso: «Antes del Covid, el periodo de matriculación solía ser de uno o dos meses, pero me imagino que todos los centros lo están manteniendo abierto hasta que cubran las plazas disponibles. Que hayamos sido uno de los sectores en vacunarnos primero va a ayudar a que la gente tenga tranquilidad. Somos muy optimistas y esperamos que resurja la economía y que la gente pierda esos miedos y que fluya la necesidad de llevar a los pequeños a los centros infantiles, donde además de solucionar un problema, también ayudamos a que socialicen y a educarles. El tiempo que están con nosotros se desarrollan y estimulan», explica Olga Mingorance, que, además, es la directora del centro La Casa de Mamá.

Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoLos Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoDesde la asociación de Centros de Educación Infantil, destacan la ayuda que recibieron los centros autorizados del Ayuntamiento de Guadalajara, a fondo perdido, por una cuantía mínima de tres mil euros a comienzos de este curso. 

Protocolos. Los Centros de Educación Infantil están poniendo todo de su parte para garantizar la seguridad de sus alumnos. La mayor parte de ellos están funcionando al 75 u 80% de su capacidad total por iniciativa propia. Esta reducción de la ratio les permite trabajar en pequeños grupos burbuja y llevar a cabo el estricto protocolo de desinfección y limpieza que han implantado para evitar contagios.

Para los pequeños, la mascarilla no es obligatoria, y al tratarse de niños de tan corta edad, tienen que tener especial cuidado en la desinfección de los juguetes que tocan, la ventilación indirecta y la limpieza constante de los espacios, se toma la temperatura al personal y a los alumnos, además de evitar que padres y familiares accedan al interior de las instalaciones. 

Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoLos Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoHay que recordar que, en 2020, los Centros de Educación Infantil permanecieron cerrados desde el inicio del Estado de Alarma hasta julio. Muchas escuelas prefirieron esperar hasta septiembre para iniciar el curso, pero no fue el caso de La Fábula, en Guadalajara, que decidió abrir sus puertas en verano para ir ganando y generando confianza: «Tuvimos dos niños en todo el mes de julio. Creíamos que era mejor abrir e ir haciéndonos poco a poco a las medidas y a que la gente viera que nuestras puertas estaban abiertas. En agosto, hubo algún pequeño más y, en septiembre, como vino otra ola, de nuevo miedo. Septiembre y octubre fueron flojos, y ya después de Navidad fue cuando se empezó a notar alguna incorporación más y estos dos últimos meses es cuando más alegría se ha notado. Sigue habiendo mucha incertidumbre pero empezamos a entrar en la dinámica que teníamos. Aunque los hay que quieren esperar un poco. Para nosotros, eso hace que no sepamos cómo vamos a terminar el mes, pero tenemos la idea de que esto va para mejor», declara Eva García, directora de este centro, que a la vez lamenta que «la educación de cero a tres años parece que no existe para el Ministerio de Educación. Nos hemos visto obligados a cerrar muchos meses y lo hicimos con mucho miedo cuando abrimos. Pero se ha visto que los peques no son grandes transmisores y con tantas medidas, prácticamente, no se han puesto malitos en el invierno».

Los Centros de Educación Infantil quieren seguir siendo cómplices en la conciliación de las familias, también en tiempos de coronavirus. Por eso, esperan que los padres pierdan el miedo y confíen en ellos, como han hecho siempre, lo que más quieren, a sus hijos. 

«Respeto tenemos siempre y hay que ser muy estrictos con los protocolos para estar ahí con responsabilidad y sin poner en riesgo ni a los niños ni a los profesores ni a las familias», señala Olga Mingorance. 

Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoLos Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedo«La gente se va quitando el miedo. Hay que aprender a vivir con esto y los niños necesitan estar con otros niños», afirma Eva García.

Los centros públicos ofertan sus plazas disponibles

Los centros públicos también están inmersos en el proceso de solicitud de plazas para el próximo curso. Es cierto que son pocos los que hay en la provincia, ya que la mayoría de la demanda la atienden los centros privados, pero existen de la Junta y ayuntamientos.

    En el caso de los dos Centros de Educación Infantil que la Junta de Comunidades tiene en la provincia, La Campiña, en Azuqueca de Henares, y Castilla-La Mancha, en la capital, se ofertan 50 y 80 plazas respectivamente. El plazo de solicitud ya ha concluido pero el periodo de matriculación definitivo se llevará a cabo en la segunda quincena de junio.

Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoLos Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedoTambién hay ayuntamientos que gestionan escuelas infantiles. Por ejemplo, en Guadalajara capital, aún continúa abierto el periodo de solicitud de plazas en las escuelas infantiles municipales hasta el 13 de mayo. En la ciudad existen dos centros públicos, uno en el barrio de Los Manantiales que responde al mismo nombre, donde el número de vacantes disponibles es de 33 alumnos, mientras que hay otro más en la zona del barrio de Aguas Vivas, el centro Alfanhuí, que oferta 96 plazas.

El año pasado, ambos organismos públicos, cubrieron todas las plazas disponibles para el actual curso 2020/2021.

Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedo
Los Centros de Educación Infantil quieren desterrar el miedo