scorecardresearch

Filomena se queda sin una réplica para este mes de enero

Beatriz Palancar Ruiz
-

Los expertos señalan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y que hay que medir si se repiten con mayor frecuencia a consecuencia del cambio climático con la elaboración de estudios de atribución

Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán. - Foto: Javier Pozo

Después de disfrutar de unas temperaturas primaverales en los últimos días de 2021, ahora recordamos que hace un año la provincia de Guadalajara estuvo cubierta bajo un gélido manto blanco de nieve por la borrasca Filomena, una nevada espectacular que ocasionó unos daños por un importe de unos siete millones de euros en toda la provincia de Guadalajara, ya que la nieve se heló y generó muchas incomodidades y pérdidas a nivel económico.

Calor por encima de la temperatura media y frío helador con diferencia de un año. ¿Existe la meteorología extrema? Claro que sí, pero los expertos advierten que no se espera que en este 2022 vuelva a repetirse un fenómeno como Filomena, como se temen algunos, quizá alguna nevada de calado sí, pero nada que ver con la tormenta de nieve perfecta del año pasado.

«La atmósfera es caótica y por cuestiones inherentes a la física y a las matemáticas no podemos predecir más allá de diez o quince días de forma precisa. Que pueda darse una nevada, es posible, estamos en invierno y no es algo que no sea frecuente en nuestra zona. A nivel de una nevada como Filomena sí que se da cada 50 o 100 años, tiene un periodo de retorno muy elevado, así que es muy poco probable estadísticamente. Nevadas de menor calado, pero de cierta entidad, sí que son posibles. De hecho, en 2009, tuvimos una nevada bastante intensa en Guadalajara, en 2010, volvimos a tener otra, se dan cada ciertos años pero tan intensa como Filomena es muy poco probable. Las previsiones del 24 de enero no son previsiones meteorológicas, son cabañuelas, y a nivel científico carecen de ningún valor para realizar una previsión», explica con rotundidad Roberto Granda, geógrafo de Guadalajara y meteorólogo de eltiempo.es.

Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán.Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán. - Foto: Javier PozoLa realidad es que el invierno está siendo muy benévolo en sus primeros días y que hasta disfrutamos de unas temperaturas privamerales en los últimos días de 2021 y los primeros de 2022. Para ver esta importante variación térmica, Roberto Granda recurre a datos extraídos del punto de observación meteorológica de Molina de Aragón. «En superficie, en algunas zonas sí que se han batido récords y en otras se han quedado por debajo. Molina de Aragón, para los días 30, 31, 1 y 2, lo normal en temperaturas máximas es que sean de 9 grados durante el día. En este periodo de Navidad, se han alcanzado 17,6 grados, esto es más de ocho grados por encima de lo que es normal. Es muy anómalo. Por el contrario, en las mínimas, lo normal en esos días era de menos 2,5 y, este año, ha sido 3,4 grados de media. Es decir, durante el día hemos tenido mucho más calor, algo anómalo, pero por las noches ha hecho algo más de fresco de lo que es normal», señala el meteorólogo.

Precisamente, este experto advierte que es en las temperaturas máximas donde más variaciones térmicas se están registrando respecto a las series históricas. Así, según el segundo Informe de Cambio Climático en Castilla-La Mancha, en el que colaboró Granda, «con los datos de días de temperatura máxima superior a 30 grados, Molina de Aragón ha pasado de estar de unos 30 o 40 días con temperaturas superiores a 30 grados a llegar a casi los 60 o 70 en los últimos años. Donde más se constata que el clima está cambiando es en las temperaturas. Hay una subida global en las máximas. Eso sí, en las ciudades y cascos urbanos grandes, como Guadalajara, Azuqueca o Molina de Aragón, se nota que las mínimas no son tan bajas como antes», estima este meteorógolo que sí que reconoce que no existe unanimidad en cuanto a si se han producido cambios sustanciales en las precipitaciones torrenciales.

exposición. Para conocer con certidumbre si un fenómeno meteorológico extremo se repite con más frecuencia de lo habitual, y si por tanto es atribuible al cambio climático, los expertos realizan estudios de atribución.

Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán.Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán. - Foto: Javier Pozo«Los fenómenos extremos existen, siempre han existido. La meteorología extrema es algo normal pero lo que no es tan normal, y es lo que hay que seguir observando, es si estos fenómenos, los más extremos de todos, se dan cada vez con más frecuencia o no a consecuencia del cambio climático. Por ejemplo, un estudio de atribución que ya se ha hecho tiene que ver con la ola de calor de Cánada que hubo en junio. Eso ya se ha comprobado que sin el cambio climático no habría sido posible o habría sido muy poco probable. Los estudios indican que los fenómenos extremos van a aumentar pero hay que tener en cuenta otros factores importantes», explica Roberto Granda, en referencia al incremento de la exposición a algunos fenómenos extremos como las inundaciones o a la inmediatez para conocer nuestro entorno. 

«Vivimos en un mundo interconectado, ahora si hay una inundación en un pueblo lo vas a saber al instante. La inmediatez hace que parezca que hay muchos más fenómenos extremos de los que en realidad hay. Puede que estén incrementándose, hay muchos estudios que lo indican, pero hay que diferenciar en la percepción que ahora tenemos. Vivimos en un momento en el que todo suceso se tiende a magnificar a nivel social, eso también influye», estima este meteorólogo de Guadalajara. 

Asimismo, un aspecto que preocupa a Roberto se refiere al nivel de exposición que tenemos ante un fenómeno muy concreto como son las inundaciones. Y es que los días de precipitación torrencial también son un fenómeno meteorológico extremo que está teniendo un comportamiento desigual en cada territorio. «Como sociedad, nos hemos expuesto más. Si seguimos construyendo en los cauces de los ríos, cuando haya una inundación nos va a afectar. El mayor problema suele ser el riesgo sobre las personas y esto hay que reducirlo no permitiendo nuevas ocupaciones del terreno en zonas de riesgo e intentando que las que ya están ocupadas se dejen de ocupar», advierte este geógrafo.

Cómo actuar ante las inundaciones en España y Europa

Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán.Los expertos recuerdan que los fenómenos meteorológicos extremos siempre han existido y existirán. - Foto: Javier PozoRoberto Granda Maestre ha participado en dos estudios relacionados con las inundaciones. El primero, junto a Jonathan Gómez Cantero y Fernando Prieto, está centrado en España y se desarrolló para el Instituto Español de Estudios Estratégicos. En cambio, el objeto de estudio cambió para su última publicación, en este caso en colaboración con Jonathan Gómez Cantero e Ignacio López Armero, para referirse a cómo se actúa ante este fenómeno en otros países europeos. 

«Hicimos una primera parte sobre inundaciones en España, y esta segunda parte de las inundaciones en Europa está enfocada a cómo se afrontan las inundaciones en los distintos países de Europa. Qué medidas y qué protocolos de actuación tienen para intentar prevenir y mitigar estas inundaciones.  Las inundaciones siempre han existido y van a existir. Eso sí, como sociedad, nos hemos expuesto más y se incrementa el riesgo de que las consecuencias sean peores», señala Roberto Granda.