scorecardresearch

Garantía de seguridad alimentaria para la venta directa

L.G.E.
-

Agricultura recaba las indicaciones de seguridad alimentaria e higiene que deben cumplir los agricultores y ganaderos para que puedan hacer venta directa en sus explotaciones

Garantía de seguridad alimentaria para la venta directa - Foto: Javier Pozo

Para la recolección de la miel los utensilios deben ser preferentemente de acero inoxidable, para frutas o verduras no se cosecharán productos con podredumbres que puedan contaminar a los otros, en el almacén el carrito transportador se tiene que lavar a diario con agua a más de 50 grados y para manipular alimentos que están expuestos o sin protección, como la leche, se deberá llevar el pelo recogido y protegido con un gorro o una redecilla y la barba con una mascarilla. Estas son algunas de las indicaciones que vienen recogidas en la Guía de Seguridad Alimentaria para la Venta Directa, que acaba de publicar la Consejería de Agricultura y Cooperativas Agroalimentarias. 

Hoy la han presentado tanto el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, como el presidente de Cooperativas Agroalimentarias, Ángel Villafranca. Es un paso más en un camino que se emprendió hace un año, cuando es reguló la venta directa en Castilla-La Mancha. Arroyo explicó que de esta forma los agricultores y ganaderos pueden vender directamete sus productos en sus explotaciones sin pasar por intermediarios. 

Esta regulación facilita los trámites para hacerlo, pues prácticamente basta con un registro con una declaración responsable. Lo que se hace ahora es clarificar cuáles son las condiciones de seguridad alimentaria que se exigen para la producción y venta de estos alimentos. Arroyo reivindica que esta guía da "garantía de seguridad para todos los consumidores".

El consejero explicó que para la venta directa hay unos límites de cantidad, porque se trata de una vía alternativa. Por ejemplo, no se pueden vender al año más de 125.000 huevos, 10.000 kilos de frutos sectos, 5.000 litros de vino o 5.000 litros de aceite.

Por el momento hay 100 productores haciendo venta directa en sus explotaciones. La mayor parte son de miel, con 43. Además la Consejería de Agricultura ha puesto en marcha un market place online, es decir un portal para comprar estos productos por internet. El market place está bajo el nombre de Campo y Alma, la marca de calidad alimentaria de Castilla-La Mancha para sus productos con denominación de origen o indicación geográfica protegida. Hay 127 en el portal, de los cuales 21 también están haciendo venta directa.

Ángel Villafranca reconoce que para las grandes cooperativas y productores, la venta de proximidad no es la parte más relevante del negocio, pero "sí es un complemento para nuestra comunidad autónomas". Avisa de que "la sociedad ha cambiado de hábitos y forma de viajar, de disfrutar, muchas veces hasta de vivir, nos gusta más la naturaleza y frequentar una casa rural y hacer una ruta en bicileta y paseando". En ese contexto, poder comprar alimentos directamente de los productores puede ser un "complemento perfecto para ese turismo", apunta.