scorecardresearch

«El Tenorio Mendocino de este año trae muchas novedades»

Inmaculada López Martínez
-

El presidente de Gentes de Guadalajara departe con La Tribuna de Guadalajara sobre los prolegómenos de la que será la 32 edición de esta original representación teatral, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional

El presidente de Gentes de Guadalajara, Felipe Sanz. - Foto: Javier Pozo

Lleva 21 años implicado en la organización y en los entresijos del Tenorio Mendocino. Siempre como figurante o dedicado a las labores logísticas. Confiesa que nunca ha tenido el «arrojo suficiente» para subirse al escenario e interpretar un papel. Y cuenta también que fue su buen amigo Javier Borobia, uno de los principales creadores y promotores de este maravilloso evento cultural, quien le metió el gusanillo del Don Juan mendocino por el cuerpo. Además, desde hace cuatro años, Felipe Sanz es el presidente de Gentes de Guadalajara, la asociación que organiza esta original puesta en escena de una de las obras del teatro clásico español por excelencia cada vez que llega la víspera de Todos los Santos.

        

Como aperitivo a la representación de El Tenorio Mendocino, el pasado fin de semana, se celebraron las Jornadas Mendocinas. ¿Cómo fueron?

Fueron un exitazo de público y de representación. Los espectadores las siguieron con mucho entusiasmo, lo que nos aporta muy buenas sensaciones de cara a la próxima representación del  Tenorio.

El presidente de Gentes de Guadalajara, Felipe Sanz.El presidente de Gentes de Guadalajara, Felipe Sanz. - Foto: Javier Pozo¿Cómo se presenta la 32ª edición de El Tenorio Mendocino tras haber superado esos dos años complicados por la pandemia?

Después de estos dos años que han sido tan difíciles para todos y muy extraños y complicados también para el Tenorio, este año lo vivimos con una ilusión especial pero con mucho nervio, casi como si fuese un estreno otra vez.

La nueva dirección, compartida por Ana Vélez, César Maroto y Julio Prego, es uno de los cambios de este año, ¿se dejará notar de alguna manera en la representación?

Siempre que cambias una dirección hay un cambio también en determinadas cosas. Lo que es la esencia y la base sigue siendo igual, pero el Tenorio Mendocino de este año trae muchas novedades. No las voy a desvelar porque quiero que la gente vaya a verlo y las descubra, que vea las diferencias. Don Juan va a seguir siendo Don Juan, Doña Inés va a seguir siendo Doña Inés, pero hay muchas novedades en escena, a nivel ambientación... Siempre que alguien entra nuevo aporta su sello personal y siempre es bueno renovarse y buscar unas nuevas formas de comunicar o de presentar la obra.

El papel de doña Inés se ha querido mostrar en los últimos años como una mujer más empoderada. ¿Se va a mantener esa línea?

Las ineses seguirán en esa línea que comentas, pero va a haber otras novedades en los papeles femeninos, va a haber una mayor presencia de mujeres en el reparto.

En cuanto al reparto actoral, ¿también hay cambios?

Sí, también hay cambios. Este año, todo el mundo tenemos ganas de hacer cosas, de lanzarnos a nuevas aventuras porque llevamos dos años muy cohibidos por la pandemia. En el caso del Tenorio, lo hemos notado en la convocatoria de las pruebas para la selección de los actores que hicimos a principios de septiembre. Se presentó muchísima gente y, en muchos casos, gente que no conocíamos. Y todos tienen cabida, no todos tiene los principales papeles, pero todo el que se presentó y ha querido, va a participar en la obra de una manera u otra. Lo bueno de Gentes de Guadalajara es que no somos ni una compañía de teatro profesional ni tan siquiera una compañía de teatro aficionado. Somos una asociación que convoca. El hecho de que se pueda presentar cualquiera, facilita mucho las cosas. 

La gente que participa en el Tenorio Mendocino, ¿es de Guadalajara?

Eso también ha cambiado. No es sólo gente de Guadalajara capital, también hay personas procedentes de pueblos del Corredor, incluso de Alcalá de Henares y de Madrid. Las redes sociales han ayudado mucho a extender esta convocatoria. 

Por tanto, ¿no sufren déficit de voluntarios para la organización y puesta en escena de la obra?

No, no hay un déficit. La salud del Tenorio Mendocino es buena. Pero tengo que decir que hay personas de Gentes de Guadalajara que llevan trabajando todo el año. Empezamos en febrero con el libro de Los Comuneros, en mayo comenzamos los ensayos y en julio fue la representación; en agosto, comenzamos a organizar el homenaje a José Antonio Suárez de Puga, que se celebró el 21 de septiembre; en septiembre ya empezamos con los ensayos del Tenorio y nos llamó la Diputación para hacer una representación en el Día de la Provincia. Y cuando termine el Tenorio, no acaba la actividad. El 25 y 26 de noviembre haremos las Jornadas Templarias de Torija y para diciembre, tenemos otra actividad que no la puedo desvelar. La actividad principal y el eje central de Gentes de Guadalajara es el Tenorio Mendocino, pero hacemos muchas más cosas. Para todos los proyectos que  nos han propuesto hacer, la suerte es que siempre hemos tenido una respuesta de participación súper positiva y, la verdad, eso algo muy satisfactorio.

¿Hay relevo generacional?

Afortunadamente, sí. Hay mucha gente joven que participa, sobre todo, en las Jornadas Mendocinas.

¿Cuál cree que es el secreto de que Gentes de Guadalajara y, en especial, el Tenorio Mendocino tenga esta larga trayectoria?

Creo que influye el hecho de que no exista ningún escalafón o jerarquía. Hay una convocatoria, el que quiere viene, se presenta y se integra a todo el mundo. No hay un ambiente competitivo sino participativo e igualitario. Evidentemente, se trata de representar una obra de teatro y se busca un mínimo de calidad, pero no hay un nombre ni grandes figuras. Aquí todo el mundo es voluntario, sólo la parte de la dirección es profesional y remunerada.

¿Qué es lo más complejo de montar esta obra cada año?

Personalmente, montar la obra no me da ningún miedo porque hay una dinámica, un hilo que ya está creado. La organización no es tan complicada como parece, seguramente porque llevo 21 años en esto (risas). Lo más complicado o lo que más preocupación nos crea es que durante la representación no haya fallos y, sobre todo, que no falle la parte técnica. 

¿Cuántas personas hay implicadas en hacer realidad esta nueva edición del Tenorio Mendocino?

Entre 130 y 150 personas.

Este año cuentan con una mayor dotación económica por parte de las administraciones, en particular, del Ayuntamiento de Guadalajara. ¿En qué lo van a emplear?

Se va a destinar todo al público, es decir, mejoras para que el público pueda disfrutar mejor el espectáculo. Se ha incrementado mucho el presupuesto en la parte técnica (micrófonos, mesas de sonido, luces, etc.) y en la instalación de nuevos graderíos en Santa María y también habrá alguno más en el exterior del Convento de la Piedad. Vamos a intentar que el público pueda disfrutar más y de manera más cómoda.

¿Están satisfechos con el apoyo que reciben de las administraciones?

No nos hemos quejado nunca. Gentes de Guadalajara no ha ido nunca a pedir más de lo que le han dado. Pero tengo que recordar que todo el dinero que se da a Gentes de Guadalajara va destinado a hacer el Tenorio, aquí no cobra nadie excepto la dirección que es profesional desde hace tres años porque consideramos que el montaje ha cobrado una dimensión que lo requiere. El resto es gente voluntaria que, desde después de Ferias, de lunes a viernes, de siete de la tarde a once de la noche ensaya y prepara la obra. 

¿El Tenorio se podría que vender más como reclamo turístico?

No lo sé, probablemente sí. Nosotros, en 2019, estuvimos viendo la posibilidad de preparar la petición de Fiesta de Interés Turístico Nacional. El problema es que piden muchísima burocracia y hay que tener mucho tiempo para meterse en ello. Pero está claro que el Tenorio Mendocino tiene el empaque suficiente para ser Fiesta de Interés Turístico Nacional. Lo que pasa es que a nivel de capacidad de público, vamos ya muy justos. Darle más dimensión al Tenorio supondría otros planteamientos y, sinceramente, llevar la obra fuera de sus escenarios naturales sería perder el encanto. Eso sí, para este año, se retransmitirán las escenas que tienen un aforo limitado por una pantalla gigante para que las pueda seguir todo el mundo en directo. Se situará en la calle teniente Figueroa, entre el jardín del Convento de la Piedad y la Iglesia de Santiago, para que puedan verse las escenas tercera, quinta y séptima.

El año que viene toca renovar la directiva de Gentes de Guadalajara. ¿Se presentará a la reelección?

No lo sé, lo tengo que pensar tranquilamente y hablarlo también con los otros siete integrantes de la Junta Directiva.