scorecardresearch

Las Ferias que están por venir

B. Palancar Ruiz
-

Peñistas, vecinos y comerciantes están llamados a una nueva mesa para trasladar las fiestas

Las Ferias que están por venir - Foto: Javier Pozo

Por segundo año, Guadalajara se ha quedado sin sus queridas Ferias y Fiestas. Eso sí, si la situación epidemiológica no lo impide, todo parece indicar que estamos más cerca de celebrar las de 2022.

Y ante esta esperada celebración se despierta mucha expectación por la intención manifiesta del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Guadalajara, en voz de su concejala de Festejos, Sara Simón, de trasladar las atracciones y peñas que se encontraban en el recinto ferial al casco urbano.

Mientras que algunos vecinos del centro ya han manifestado su oposición a este cambio de ubicación, el Consistorio mantiene que cuenta con el aval de los ciudadanos que votaron a favor del mismo en la encuesta pública que se lanzó el año pasado y el refrendo de peñas y comerciantes del casco.

Las Ferias que están por venirLas Ferias que están por venir - Foto: Javier Pozo «No me entra en la cabeza que no haya Ferias, tiene que haberlas. A partir de ahora, la cosa va a ir mejor, la vacunación está resultando y tenemos que empezar a vivir. Tenemos ganas de poner en marcha nuestro modelo de Ferias. Lo que hemos percibido desde hace dos años es que nadie entiende que en Guadalajara se saquen las Ferias fuera de la ciudad. Teníamos un modelo en el que la mitad de las Ferias estaba fuera y la otra mitad dentro. Había que tomar la decisión de, o bien, nos llevamos todo fuera de la ciudad, o bien, Guadalajara recupera sus Ferias. No me he encontrado a nadie que me diga que quiere que Guadalajara se quede sin Ferias porque se vayan al otro lado de la nacional. A nadie. Por tanto, hay que trabajar en recuperar las Ferias de la ciudad de Guadalajara, para eso está la mesa que hemos creado. Porque tengo claro que si recuperamos las Ferias para el centro de la ciudad tiene que ser con consenso, sentándonos todos y teniendo en cuenta que las fiestas son molestias y consigamos tener un término medio», asegura Sara Simón.

La concejala de Festejos señala que «no me imagino a ciudades como Pamplona, Valencia o Teruel perdiendo sus fiestas que se celebran en el centro de la ciudad. Es cierto que las Ferias son una semana y hay que relativizarlo. Va a haber molestias porque son una semana al año y tienen que ser una oportunidad de desarrollo para nuestra ciudad. Y eso lo conseguimos si de verdad entre todos nos sentamos y, con renuncias, de todas las partes, podemos desarrollar un modelo en el que la fiesta esté integrada en la vida de la ciudad de Guadalajara. La idea es que regrese al centro porque no existe un recinto ferial ni en el centro ni al otro lado de la A2. Allí, el Ayuntamiento tendría que comprar parcelas y después construir un recinto ferial, lo que supone una inversión de 3, 4 ó 5 millones de euros. Esas son las posibilidades que tenemos», dice con rotundidad Sara Simón.

Como asociación vecinal e integrantes de la mesa convocada por el Ayuntamiento para decidir el modelo de Ferias, los vecinos de Ferial, Panteón y adyacentes manifestaron esta semana su firme oposición a que se devuelvan las atracciones y las peñas al casco histórico: «No estamos en contra de nada y de nadie. Queremos que las Ferias de 2022 y las sucesivas sean las mejores para Guadalajara pero la carga de ruido, suciedad y otros inconvenientes que crea un Ferial en un centro histórico, que se reparta por la ciudad para que todos sean conocedores. Eso de que una semana cualquiera lo aguanta, los que vivimos en el centro sabemos que no es así. A nivel de peñas y de atracciones son dos semanas. No estamos de acuerdo con su planteamiento. El modelo de Ferias que queremos es para una Guadalajara moderna. Que por el día sea una ciudad alegre y bulliciosa, y que por la noche otras actividades estén alejadas del centro de la ciudad porque hay personas que no pueden conciliar el derecho al descanso que todos tenemos», declara el portavoz de la asociación de vecinos Ferial, Panteón y adyacentes, Antonio Balaguer, quien también apunta que «el PSOE gobierna en coalición con Ciudadanos y su modelo se aproxima bastante a lo que decimos nosotros, por tanto a ver lo que dicen ellos».  

Las Ferias que están por venirLas Ferias que están por venir - Foto: Javier PozoPor su parte, la concejala Sara Simón llama a la reconciliación: «La asociación está dentro de la mesa para el nuevo modelo de Ferias y Fiestas. Tenemos que sentarnos y ver las posibilidades que tenemos. Hay muchas personas que se compraron una casa en una calle que se llama Ferial. Es cierto que hay molestias, las normales. Si ellos se van a poner en la trinchera, pueden hacer lo que consideren, pero mi mano la tienen tendida y nuestra intención de dialogar es clara y firme. Nos toca ponernos a trabajar en la mesa. Todo el mundo quiere Ferias en el centro y vamos a ver la manera de llevarlo a cabo. Honestamente, creo que es lo que nos está pidiendo la gente».

En la oposición, el portavoz del Partido Popular y responsable de la puesta en marcha del actual recinto ferial como edil de Festejos, Jaime Carnicero, advierte que «el recinto ferial no es ninguna broma. Es un lugar de pública concurrencia. Si se están planteando trasladar esa ubicación espero que cuenten con todos los informes técnicos de movilidad, industriales, electricidad, arquitectos, aparejadores, todos los informes que cuenten con unos requisitos mínimos de idoneidad y seguridad. Sobre todo, de seguridad. Ubicar las atracciones y los chiringuitos necesitan puntos de agua, saneamiento y luz. Se necesita una infraestructura que ya estaba montada.  Cuando estamos hablando de lugares de pública concurrencia donde acuden miles de personas necesitan unos requisitos mínimos de seguridad y movilidad», recuerda el edil del PP.

Así las cosas, el equipo de Gobierno apuesta por el traslado de las Ferias al casco histórico para 2022 por lo que se convocarán a peñistas, comerciantes y vecinos a nuevas reuniones para buscar la ubicación más adecuada a conciertos, puestos, atracciones y peñas.  

LAS ’NO FERIAS’. Aunque no se pueden llamar Ferias, el Ayuntamiento sí que organizó unas actividades de ocio con actuaciones musicales y el Titiriguada para niños. 

Las redes sociales mostraron imágenes que han levantado críticas por la cantidad de gente que se agrupaba en ambos escenarios. Al respecto, Sara Simón mantiene que «en la Plaza Mayor, es cierto que pudo haber en algún momento puntual más gente de la deseada pero quiero remarcar que el concierto terminó a las 23 horas y a las 23,05 horas, la plaza estaba vacía, sin ningún tipo de conflicto ni altercado, con gente que estaba disfrutando de un concierto al aire libre y cumpliendo con un aforo. Hay muchas imágenes que llaman la atención. Nos va a costar ver a tanta gente junta pero estamos en una fase nueva en la que tenemos que ir evolucionando. Y todos los input que me llegan del Titiriguada son muy buenos. Había muchísima gente. En estos tiempos de pandemia, llamaba la atención encontrarte con tanta gente pero lo cierto es que la respuesta del público ha sido increíble», justifica la edil.

Para Carnicero «se han organizado actividades que han dado la impresión de precipitación de principio a final. Poniendo el acento en el fracaso del tema taurino, que jamás había ocurrido en la ciudad, y que seguimos pidiendo responsabilidades políticas al señor Rojo, ya que la concejala no dimite como hemos pedido. Los conciertos no han gustado. Y donde se prohibían los vermús organizados por la hostelería y se fomentaba el botellón», valora el portavoz del PP.

VIDA CULTURAL

La concejala de Festejos enumera las actividades culturales y de ocio que se han ido sucediendo en la ciudad y en las que se han invertido casi un millón de euros:«Primavera Encuentada, Guadalajara vive en sus plazas, Veranos culturales, Guadapop, Titiriguada, Noches de luz y fuego en el barranco. Toda la vida cultural que hemos tenido en la ciudad no es consecuencia de la pandemia, ni de que este año no se pudiesen hacer las Ferias, esto ha venido para quedarse. Queremos una Guadalajara viva y que se pueda disfrutar, que se pueda salir y que tenga alternativas de ocio. Que no se tengan que ir a otras ciudades. El balance no puede ser más positivo porque han venido para dar vida a esta ciudad».