scorecardresearch

Los agricultores denuncian un retraso de la cosecha de 15 días

Beatriz Palancar Ruiz
-

Los servicios jurídicos de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara (APAG) estudian la última resolución aprobada para solicitar indemnizaciones patrimoniales

Los agricultores aseguran que las cosechadoras solo trabajan dos o tres horas desde el 16 de julio. - Foto: Javier Pozo

El presidente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganderos (APAG) de Guadalajara, Juan José Laso, ha anunciado hoy que los servicios jurídicos de este colectivo "están estudiando la última resolución por vías para poder pedir indemnizaciones patrimoniales" por las pérdidas que están sufriendo los agricultores de la provincia ante la prohibición de cosechar entre las 12,00 y las 22,00 horas decretada por la Junta de Comunidades el 16 de julio y que aún está en vigor. "Pondríamos un recurso ante la resolución y pedíriamos reclamaciones patrimoniales al Gobierno regional", ha puntualizado Juan José Laso.

Hay que recordar que la Consejería de Desarrollo Sostenible publicaba una Resolución de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad para evitar temporalmente los trabajos con riesgo de incendios en el medio natural en la franja horaria señalada, en las comarcas de riesgo muy alto y extremo de propagación de incendio forestal por las adversas condiciones meteorológicas en las que se encontraba el país. Una situación que no ha mejorado, climatológicamente hablando, desde esas fechas y que ha traído consigo sucesivas prórrogas de esta medida que se señalaba que sería extraordinaria.

Laso, sin ocultar su emoción en sus declaraciones, ha denunciado la difícil situación que están viviendo muchos agricultores de la provincia de Guadalajara ya que la cosecha acumula un retraso de 15 días por esta resolución de la Junta: "La cosecha tanto de cereales como de otros productos, no se puede dilatar en el tiempo. Se producen pérdidas cada día que pasa. Nuestras máquinas cosechadoras también acumulan muchísimas pérdidas. Y la opción que se nos da de cosechar de noche, en esta provincia es imposible, por la tipología de nuestras explotaciones y porque en esta provincia la paja se humecede por la noche y las máquinas cosechadoras dejan de ser efectivas". 

Según ha constatado el presidente de la APAG de Guadalajara, "en esta provincia, ningún agricultor se ha saltado ninguna prohibición a la torera. La resolución del día 16 es ambigua, no es precisa y genera muchas interpretaciones. Ha provocado un caos y dudas en todos nuestros agricultores", declaraba Juan José Laso que puntualizaba que "en nuestra provincia, se ha cosechado durante dos o tres horas al día cuando se tenía que haber cosechado entre diez y quince horas. Se ha cosechado dentro del horario que dieron. Se ha intentado cosechar de noche pero ha sido imposible. Por eso, la cosecha en Guadalajara lleva un retraso de 15 días".

"Os pido que os pongáis en el pellejo de los agricultores que todavía no han cosechado. Tienen angustia y miedo", aseguraba esta mañana Juan José Laso, visiblemente afectado, que daba a conocer que ayer, en Cabanillas, "hubo pedrisco, cayeron 40 litros de agua y un aire huracanado".

MEDIDAS

El presidente de APAG de Guadalajara, además, ha solicitado al Gobierno regional que tome medidas para evitar las restricciones impuestas a los agricultores como reducir la cantidad de biomasa acumulada en el monte o aumentar los cesos de ganadería extensiva: "Es una negligencia, y el señor Page es responsable, tener el medio rural como está, con grandes acumulaciones de biomasa. Y hay un ejemplo clarísimo con el último fuego que ha habido en Valdepeñas de la Sierra. En tres o cuatro horas, se han quemado 2.300 hectáreas, es una auténtica burrada, debido a la falta de gestión que esas superficies dejaron. Si hubiese estado mantenido el fuego hubiese sido de menor importancia y nuestros ganaderos habrían tenido menos daño. Y también es una negligencia, señor Page, no habilitar medidas extraordinarias para aumentar los censos de nuestra ganadería extensiva. Ellos son el mejor agente exterminador de incendios y, desde luego, el más barato".

Laso ha reconocido que por parte de las aseguradoras hay un silencio administrativo ante la situación que se está viviendo en estos momentos pero ha querido recordar a la Administración regional que "una chispa no es una negligencia. Cuando una cosechadora produce una chispa es un riesgo de accidente en el desarrollo de un trabajo. Por eso, todas nuestras cosechadoras cumplen con todas las medidas de seguridad y llevan un seguro para poder pagar los daños producidos en caso de accidente", incidiendo en el miedo que tienen muchos profesionales porque "nuestras parcelas agrícolas están rodeadas de un polvorín. La menor chispa produce un fuego de unas consecuencias grandes de la cual el agricultor no es el responsable. Así pues, la prohibición de cosechar no es una medida efectiva para la prevención de incendios y, además, llevará aparejada un rosario de reclamaciones patrimoniales", ha dicho el máximo responsable de APAG Guadalajara.

Acompañando a Juan José Laso en esta comparencia pública ha estado el secretario general de ASAJA Castilla-La Mancha, José María Fresneda, quien ha valorado que "los grandes incendios no tienen que ver con la agricultura" y que "la despoblación se ha convertido en una aliada para el fuego".

Fresneda ha querido recordar a la Administración regional que "conservar implica invertir", al tiempo que ha anunciado que las asociaciones agrarias trabajarán para presentar "un plan real donde se contemplen medidas para intentar evitar los incendios".

Asimismo, el secretario de Asaja en la región ha mostrado firmeza en un mensaje que ha querido trasladar a los agricultores: "Se lo decimos a los agricultores, no está prohibido cosechar. Lo que nos preocupa es revertir el miedo que ha provocado entre los agricultores una mala interpretación de una resolución".

Laso ha agradecido el trabajo que han desarrollado los trabajadores profesionales que luchan contra el fuego en los incendios y a los agricultores que se han implicado en esta labor poniendo en riesgo su vida y su patrimonio.