scorecardresearch

En su mejor versión

Antonio Herraiz
-

Tras más de 15 años trabajando en las principales radios musicales dio un giro a su vida. Creó el podcast 'Entiende tu mente', con el que acerca la psicología al oyente. Lo han descargado más de 70 millones de veces en todo el mundo

En su mejor versión - Foto: Javier Pozo

El primer podcast de Entiende tu mente lo escucharon solo los familiares y amigos de Molo Cebrián (Valladolid, 1978). Y no todos, bromea. En apenas un año, con un crecimiento exponencial nunca antes visto en este género sonoro, se había convertido en el audio más escuchado de toda España. ¿La clave? «A alguien que va a dedicarte 20 minutos de tu vida hay que cuidarle, ofreciéndole contenidos de calidad en el menor tiempo posible. De forma natural y sin imitar a nadie». Han pasado cinco años desde su creación y se han emitido 209 programas que se han descargado más de 70 millones en todo el mundo. Una publicación sonora tan específica, locutada en español, ha llegado a situarse en el top 50 de podcast de salud en EEUU. 

Todo tiene una primera vez. La de Molo está en un pueblo de Valladolid, en Laguna de Duero. En una radio local de este pueblo, se estrenó ante el micrófono durante un verano con no más de 14 años. «Tenía claro que quería hacer radio y comunicar. Es una forma de poder contar lo que tú quieres. Acompañar y entretener». Y de ahí dio un salto de gigante, aterrizando casi sin querer en los 40 Principales en Madrid, que escuchaban entonces cuatro millones de personas a diario. «Le había dado una demo a un amigo, se enteró que necesitaban gente para hacer los turnos que no querían los más veteranos y la presentó». De pronto, con 20 años, se vio junto a Frank Blanco y Tony Aguilar y cruzándose por los pasillos con Bono de U2, con Lenny Kravitz y con la diosa Cher, «que me plantó dos besos. No tengo foto de aquello, pero la mejor imagen es la imaginación». 

En Kiss FM vivió no de los hitos de la radiodifusión española. La emisora dirigida por Blas Herrero, con apenas 80 emisoras, pasó de tener 100.000 oyentes diarios a superar el millón en poco más de un año. «No había locutores de relumbrón. El éxito se fundamentó en un buen equipo y en una fórmula testada a través de consultores. No cabía la posibilidad de que una canción no te gustara». Es como cuando un equipo modesto sube a Primera División y te aguanta en puestos de Champions tres o cuatro temporadas. 

A Molo le llega su consolidación radiofónica en Cadena 100, «la radio que escuchaba desde niño y en la que siempre quise trabajar». Presentó dos programas propios: La máquina del tiempo de las 9 de la noche y Las 101 noches. Había conseguido lo que solo unos pocos elegidos pueden llegar a alcanzar. Pero como toda relación amorosa, Molo y la radio también tuvieron su crisis. «Entendí que tenía que parar. El corazón me decía una cosa y la cabeza otra». Y lo dejó todo, se fue a Ecuador una temporada a hacer voluntariado y cuando volvió cruzó dos ideas que le venían rondando la cabeza: la psicología y la comunicación. «Empecé a estudiar psicología en la UNED y cuando les contaba a mis amigos lo que estaba aprendiendo percibía que les interesaba». Ahí surge Entiende tu mente, una forma sonora de acercar los procesos mentales y las cuestiones de la conducta humana desde puntos de vista diferentes, gracias a los conocimientos de Luis Muiño, un reconocido psicoterapeuta, y a Mónica González, una coach con una voz preciosa que se ha ratificado como una gran divulgadora.

Molo vive en Guadalajara de forma pasajera, «aunque ya veremos si no me quedo de forma definitiva». Ha subido al Ocejón y ha probado las bravas del Sabory de Hiendelaencina. Aunque le queda por conocer, todo es empezar. Ni su voz con timbre juvenil, ni su look, ni quizá tampoco su estilo de vida se corresponden con su edad. Vive del podcast y de sus trabajos como locutor de publicidad. Ha puesto voz en campañas para marcas como Lotería Nacional, KFC o Schweppes. Y todavía insiste en que es un tipo tímido. «Que sí, hazme caso. En el colegio me daba apuro hasta leer en clase». Una timidez que tuvo que dejar aparcada el pasado mes cuando fueron recibidos en Moncloa por el presidente del Gobierno durante el día de la salud mental. «Cuando me llamó una asesora del Ministerio de Sanidad le advertí de que no tenía traje». Estrenó chaqueta, pantalón de vestir "y unos zapatos que me pudieran valer para otra ocasión". No le faltarán momentos. A los cuarenta y tantos ha conseguido su mejor versión.