scorecardresearch

La Marcha Diocesana a Barbatona regresa con enorme alegría

Inmaculada López Martínez
-

Tras dos años sin poder celebrar su formato habitual por las restricciones del Covid, la romería más multitudinaria de la provincia se vivirá el domingo con gran emoción

Salida de la Virgen de la Salud de su santuario en la última edición de esta festividad celebrada antes de la pandemia, el 12 de mayo de 2019. - Foto: Javier Pozo / Archivo

La comunidad cristiana de Guadalajara está de enhorabuena. La Marcha Diocesana a Barbatona podrá celebrarse este domingo 8 de mayo en su formato tradicional tras dos años de interrupción por las restricciones sanitarias de la pandemia. Las ganas que los fieles tienen de volver a festejar como merece esta importante cita religiosa y la excelente meteorología que se espera para la jornada hacen prever una asistencia multitudinaria. «Tenemos un precedente que ha sido determinante en la mentalidad colectiva que es el éxito de la Semana Santa», señala Jesús de las Heras, párroco del santuario de Barbatona, quien también confirma el sentimiento de «enorme alegría» que percibe entre los creyentes y la gente de la comarca ante la inminente llegada de esta festividad. De hecho, el sacerdote seguntino espera que se supere el récord de asistencia de las últimas ediciones pre pandemia, estimado en unas 10.000 personas. Aparte de ciudadanos a título particular, acudirán decenas de autobuses fletados desde pueblos y parroquias de toda la geografía provincial.

Según explica Jesús de las Heras, la Marcha a Barbatona se institucionalizó como tal en 1965 y, desde entonces, había tenido lugar de manera ininterrumpida hasta la llegada de la crisis del Covid. «Los dos años de parón se celebró la Eucaristía televisada en el santuario y con muchas restricciones, pero no han sido contabilizados en el cómputo global», indica. Por este motivo, la edición del próximo domingo será la número 56, ya que la del año 2019 fue la 55. 

El también deán de la catedral de Sigüenza atribuye el éxito de esta convotaria religiosa a dos motivos principales. En primer lugar, al hecho de que la imagen titular sea la Virgen de la Salud «y la salud ya sabemos que es lo más importante que tenemos». En segundo lugar, de las Heras hace referencia al carácter diocesano de esta fiesta. «La marcha cuando nace en 1965 lo hace para consolidar y unificar la nueva Diócesis porque hasta diez años antes el Obispado de Sigüenza tenía territorio en Segovia, en Soria y, por ejemplo, Brihuega, Pastrana y Mondéjar pertenecían a Guadalajara. Desde el año 1956, la provincia es lo mismo que la Diócesis y se buscó esta concentración para que la Virgen de la Salud aglutinara a todos los diocesanos», detalla. «Fue una intención que se buscó de manera expresa. Somos una Diócesis muy rica en romerías y se quiso establecer una que fuese el epicentro de todas», añade. 

Así también lo argumenta Jesús Montejano, delegado diocesano de Piedad Popular. «La romería a la Virgen de la Salud de Barbatona tiene una característica propia, que es la de tener un carácter diocesano. Toda la Diócesis, y aun desde otras provincias, numerosos fieles se dan cita en torno a la Virgen de la Salud. María aparece como fuente de salud tanto corporal como espiritual y consuelo de quienes están enfermos».

PROGRAMA

El programa de este año seguirá el esquema habitual de las últimas ediciones anteriores a la suspensión por la pandemia. La salida de la Marcha a pie será a las nueve de la mañana con la bendición de peregrinos por parte del obispo diocesano, Atilano Rodríguez, en la catedral de Sigüenza. La misa principal, en la explanada, que también presidirá el obispo, comenzará a las 11,00 horas. Esta celebración se coronará con el canto de una salve y la procesión hasta el santuario. En la misma explanada del pinar habrá otra misa a las 13,00 horas; y otra más a las 18:30 en el santuario. Además, a las 17,30 horas, se celebrará la Vigilia de Oración Vocacional en el templo y el día anterior, sábado 7 de mayo, a las 20,00 horas, también se celebrará una Eucaristía en el santuario. Jesús de las Heras aprovecha para recordar que «tanto en el transcurso de la marcha como en la explanada y en el santuario habrá sacerdotes confesores a disposición de los fieles». Y es que, tan sólo oficiando la ceremonia principal, habrá una docena de clérigos.

Los siete arciprestazgos (Azuqueca de Henares, Cifuentes, Guadalajara, Hita, Molina de Aragón, Pastrana y Sigüenza) harán las ofrendas junto a las delegaciones diocesanas de Apostolado Seglar y Nueva Evangelización y Familia y Vida, la Secretaría General del Sínodo Diocesano y la Confer Diocesana. También se sumarán a las ofrendas las cofradías de la Virgen del Rosario de Romancos y la Virgen de la Paz de Mazuecos, con ocasión de sendos 450 aniversarios, y los conventos carmelitas de Guadalajara e Iriépal. Por su puesto, se espera la presencia de las principales autoridades locales y provinciales, sin descartar que pueda asistir el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. En este sentido, de las Heras explica que la única novedad de esta edición será el estreno de la nueva estructura metálica que acogerá la misa de la explanada. «El último año de la marcha, en 2019, la Cofradía pidió al presidente regional, presente en la celebración, la ayuda del Gobierno regional para adecentar y dignificar la explanada del pinar y se firmó un acuerdo con la Junta y, efectivamente, ahí se ha puesto una estructura metálica de protección del ámbito celebrativo que ya quedó instalada en febrero de 2021, pero que propiamente está sin inaugurar», explica de las Heras. Éste es el motivo principal por el que se espera la asistencia de algún miembro destacado de ámbito regional. En concreto, el convenio firmado entre el Obispado y la Junta de Comunidades para hacer posible estas mejoras incluyó una inversión de 50.000 euros, sufragados a partes iguales por los fondos parroquiales de Barbanota y la Administración autonómica. 

LEMA

En otro orden de cosas, cabe destacar que el lema escogido para esta 56 Marcha Diocesana ha sido María se levantó y se puso en camino (Lc 1, 39), «como llamada y plegaria para la reanimación corporal y espiritual tras la pandemia y en el contexto del Sínodo Universal y del Sínodo Diocesano», indica Jesús de las Heras.Por ello, el párroco de Barbatona lanza un mensaje de «esperanza y recuperación» tras haber superado los momentos más difíciles de la epidemia del Covid y adelanta que, junto al Sínodo, la invasión de Ucrania estará «muy presente» en la celebración del domingo. De hecho, una vez sufrados los gastos de la jornada, toda la recaudación irá destinada a la cuenta que Cáritas tiene habilitada para ayudar a los refugiados y a paliar los efectos de este conflicto bélico.

UN CULTO MARIANO ANTIQUÍSIMO

El culto y devoción por Virgen de la Salud de Barbatona tiene un origen muy remoto. De hecho, la talla corresponde a la época medieval. Cuenta la leyenda que en el siglo XI la Virgen se apareció a un pastor en las ramas de un pino. Poco a poco, fue extendiéndose la fama curativa que todavía hoy conserva esta imagen.

Un siglo después de esta aparición, se levantó la primitiva ermita dedicada a San Andrés que, ante la afluencia de peregrinos

atraídos por los milagros de la Virgen, se quedó pequeña. Por ello, en el siglo XVIII, se construyó el nuevo santuario, edificio en el que también se realizaron varias ampliaciones. La primera peregrinación a Barbatona se realizó el 18 de septiembre de 1904. Sin embargo, la institucionalización de la primera marcha o romería en honor a la Virgen de la Salud como tal tuvo lugar el día 12 de Mayo de 1965 ya que, desde entonces, se ha celebrado anualmente de manera ininterrumpida todos los segundos domingos de mayo.

 La Marcha Diocesana a Barbatona reúne cada año a miles de personas, tanto de la comarca y la provincia como de otros puntos de la geografía nacional, atraídas por el  halo milagroso y curativo que tiene esta imagen para los creyentes.