scorecardresearch

La reforma laboral de CCOO va por la adaptación de jornada

L.G.E.
-

El secretario general del sindicato a nivel nacional, Unai Sordo, cree que toca poner "restricciones a los despidos" y cambiar el sistema por uno parecido al de los ERTE, aunque admite que las empresas los han pedido "porque el Estado lo pagaba"

La reforma laboral de CCOO va por la adaptación de jornada - Foto: Javier Pozo

CCOO quiere derogar la reforma laboral. Eso se sabía. El secretario general del sindicato a nivel nacional, Unai Sordo, lo ha reiterado hoy en Toledo porque avisa de que ya toca. "A la actual legislatura política le ha llegado la hora de la verdad", recalcó. Ahora bien, quiso aclarar que no quiere que se derogue la legislación actual para volver a la anterior. Apuesta por ir a un modelo de "estabilización del empleo".

Lo explicó diciendo que en lugar de un sistema de contratos temporales y despidos, habría que optar por contratos indefinidos y otras fórmulas en lugar del despido como la adaptación de la jornada con una parte de protección social. "Queremos que se pongan restricciones al despido en España y que, como alternativa a ese estilo de temporalidad, que lleva 35 años, tengamos un mecanismo de flexibilidad para que las empresas se puedan adaptar a las jornadas de trabajo con un nivel de protección social", explicó. 

A priori suena parecido al sistema de los ERTE que se han utilizado en pandemia. Sordo reconoció que los ERTE han funcionado "porque el Estado lo pagaba" y señala que les llamaron hasta algunas empresas que no sabían ni qué eran. Pero de esta situación de "barra libre", Sordo cree que hay que perfilar un modelo de "más ajuste fino". Señaló que no solo se trata de aplicarlo "cuando la economía va mal, sino cuando hay transición de empleo, cuando una empresa tiene que cambiar su forma de trabajar". Señala que en esas circunstancias, en luar de despedir se puede reducir la jornada mientras se forma y adapta a la plantilla al nuevo modelo de trabajo que se quiere implantar. 

Sordo reconoció que lo bueno de los ERTE del coronavirus es que ha derribado el mito de que este sistema no cuajaría en España. "Se decía que en España no funcionaría, porque tenemos empresas muy pequeñas y mucha tercialización de la economía, es decir, mucho sector servicios que no se meten en estas cosas de ajusto fino, sino que despinen y arreglado", señaló. 

La toalla y el cepo.

De la reforma laboral se ha hablado hoy en el Comité regional organizado por CCOO, pero también entre hoy y mañana se aborda la reforma de las pensiones, los impuestos, la utilización de los fondos europeos o los objetivos de la Agenda 2030. Algunas de estas cuestiones también las abordó el propio Unai Sordo. Sobre los impuestos, avisó de que  es necesario darle una vuelta para obtener más recaudación. «Se puede hacer en un año, dos o tres, pero hay que hacerlo», exigió. Calcula que al año España deja de recaudar 70.000 millones de euros si se compara con la media de la fiscalidad europea. Recuerda que es la cantidad que precisamente va a venir de fondos europeos. 
Precisamente avisa del peligro de «dormirse en los laureles» de esos fondos europeos para hacer presupuestos expansivos sin cambiar los impuestos.  «Si España no mejora su recaudación fiscal, quizá no será en el 22, pero será en el 23 cuando los halcones de Europa tendrán que imponer límites de deuda o de déficit», avisa, «y si no somos capaces de cumplir, se va a abrir paso a políticas de recortes». Pide pensar en el largo plazo porque si no, «el Gobierno va a meter un pie en el cepo del que no va a poder salir».
También el sistema de impuestos lo relacionó con el debate sobre la mejora de la financiación autonómica. «Para que la toalla cubra todo el cuerpo, la toalla tiene que ser más larga», recalca. 
Por ir a lo concreto en tema de tributos, señaló que ahora se está debatiendo sobre el 15% de impuesto a las empresas, pero advierte de que la clave está en la base imponible. Asegura que si no se pone ese 15% sobre los beneficios, «los grupos de empresas saben escaquearse con ingenierías fiscales».