scorecardresearch

La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia

Beatriz Palancar Ruiz
-

La lluvia acompañó a los Reyes Magos y a todo su séquito marino durante la primera hora del nuevo recorrido por las calles Toledo, Amparo y Mayor, para finalizar en la Plaza de España, a los pies del Palacio del Infantado

La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia - Foto: Javier Pozo

"Navidades de 1939 en Guadalajara. Tristeza, miseria, paz con muerte. Se acerca la noche de Reyes. Los niños y niñas, ajenos a lo imposible de esa noche, esperan con la ilusión inquebrantable de la infancia. Y los mayores del barrio de la Plaza Mayor, preocupados por no decepcionar tal esperanza y tener que llenar esa noche los zapatos de silencio y sueños rotos, se reúnen. Intentan llegar a un acuerdo, una mentira común, un cuento. Esa mañana de Reyes todos los niños escuchan la misma historia: el barco donde venían los juguetes de los Magos se ha hundido sin remedio, por tanto habrá que esperar mejor suerte al año próximo. Y las criaturas salen a la calle con las manos vacías pero con una historia que contar, que para su consuelo confirman con los amigos como verídica. Ese año no hubo juguetes, pero tampoco tristeza: el naufragio había sido general. Ese año los Reyes en los zapatos habían dejado….un cuento." Estas líneas corresponden con "Un Cuento al Cuadrado", una obra con la que Estrella Ortiz en 2019 quiso describir una historia popular transmitida por la narración oral de lo ocurrido en el día de Reyes del año 1939.

Este ha sido el hilo conductor de la cabalgata que ha transcurrido este año por las calles de Guadalajara. Se estrenaba recorrido, a la inversa que en anteriores ocasiones, más largo también, desde la calle Toledo hasta la Plaza de España. Con puntualidad inglesa y bajo la lluvia durante la primera hora, mayores y niños abarrotaban las calles para ver la llegada de los Reyes Magos de Oriente y todo su séquito.

La narración de Estrella Ortiz ha dado pie a una temática original ya que ha puesto sobre el asfalto de las calles de la capital toda una serie de elementos marinos entre los que no han faltado ni las medusas, ni los caballitos de mar, delfines, pulpos, ballenas o los peces de colores, incluso piratas o sirenas que precedían a los auténticos protagonistas de la tarde, eso sí, Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, que venían en barco, muy apropiado con el cuento en que todo estaba ambientado y, claro, con la lluvia que caía al inicio de su recorrido.

La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia - Foto: Javier Pozo

Melchor, Gaspar y Baltasar, este año sí, y a diferencia de 1939, llegaron con sus barcos llenos de regalos y con la alegría o la ilusión propias de una cabalgata. Y este año sí, y no como en 2021 por el Covid, los niños de Guadalajara pudieron disfrutar de la cabalgata con la que se alimenta su ilusión y la de los mayores al ver la alegría a través de sus ojos. Ilusión y alegría, algo muy necesario en estos días aún en pandemia.


 

Más fotos:

La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia - Foto: Javier Pozo
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia - Foto: Javier Pozo
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia - Foto: Javier Pozo
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia
La ilusión por ver a los Reyes Magos pudo con la lluvia - Foto: Javier Pozo