scorecardresearch

El modelo verde se abre al futuro

Carlos Cuesta (SPC)
-

Las fuentes renovables se están convirtiendo en el caballo ganador por ser las más baratas de producir, las más rápidas de instalar y las que ofrecen una respuesta real al desafío del cambio climático global

El modelo verde se abre al futuro

El sector energético mundial se encuentra en un momento histórico y en un contexto de enormes transformaciones que, además, se suceden a una gran velocidad. El mercado cuenta con poderosos factores que están protagonizando una verdadera revolución en este campo y que afectan directamente al consumidor como, por ejemplo, los altos precios de la luz o del gas, los derechos de emisiones de CO2, así como también una nueva mentalidad social y económica sobre la importancia de avanzar hacia unas fuentes sostenibles más eficientes.

Asimismo, se está produciendo   en los últimos años una potente modificación en la estructura tradicional energética nacional con la sustitución de unas materias primas por otras, como es el caso del carbón, el gas natural, el biometano e hidrógeno para lograr reducir los costes producción de electricidad mediante fuentes renovables.

Por su parte, la entrada en vigor, desde el pasado 1 de junio, de las nuevas tarifas de electricidad por tramos no está dejando indiferente ni a los usuarios domésticos ni al mundo empresarial que, lejos de ver una forma de abaratar el recibo mensual como sostiene el Gobierno, supone obligar a cambiar los hábitos del consumo diario para beneficiarse de los descuentos más bajos de la tarifa valle y alejarse de los recargos que se fija en las horas punta.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, sostiene que este sistema de tramos resulta «bastante equilibrado» y solo afecta a una parte de la factura final por que el resto depende del precio que marca el mercado eléctrico mayorista o de la fiscalidad sobre la energía. Ademas, Ribera defiende que si el usuario «es cuidadoso» y prioriza el consumo a las horas valle, entonces, puede obtener una importante reducción en lo que paga habitualmente en el recibo de la luz.

En este contexto,  las energías renovables se están convirtiendo en el caballo ganador en el nuevo paradigma energético nacional e internacional y, además, en la más fuente más barata de producir, la más rápida de instalar, la más modulable en su crecimiento y la que puede ofrecer una respuesta cierta, rápida y real al desafío climático global en un marco de precios que generen beneficios y competitividad al tejido productivo nacional.

Los economistas aseguran que es un momento privilegiado para el sector energético Ibérico. Las condiciones de España para la instalación de plantas de producción de electricidad con fuentes renovables son únicas y la oferta de capital para financiarlas es abundante. Sin embargo, es también muy necesario el apoyo a un mercado a largo plazo que proporcione estabilidad y los niveles de precios necesarios para permitir la rentabilidad adecuada según el riesgo asumido.

En definitiva, tanto los contratos que están actualmente en vigor como los que se firmen en el futuro necesitan de un contexto de estabilidad, previsibilidad y seguridad jurídica para que el mercado siga ganando en volumen y pueda seguir reafirmándose como otro de los factores clave en este camino hacia la transición energética.

El sector de las renovables está siendo uno de los pocos que están saliendo reforzados tras las consecuencias económicas derivadas de la pandemia. Así, uno de cada tres euros, de los cerca de 140.000 millones que España espera recibir del Fondo Europeo de Recuperación, se prevé destinar a cuestiones de sostenibilidad y, de hecho, en la actualidad mantiene un ritmo de inversión similar al que tenía en los meses previos a la crisis. Los analistas lo identifican como una de las actividades de mayor crecimiento y calcula que solo este año en Europa se realicen inversiones superiores a los 60.000 millones de euros.

Según Red Eléctrica Española, las tecnologías limpias fueron responsables del 43,6% de toda la electricidad producida en España durante el pasado año, lo que se tradujo en su mayor participación desde que existen registros históricos y en un incremento del 6,1% respecto a 2019.

Nueva capacidad

En esta línea, las energías verdes representan un 25% de la generación de la potencia y un 35% de la capacidad mundial y se encuentran en plena fase de expansión ante unos costes que se han reducido especialmente en la solar y la eólica que se han convertido en las más competitivas del mercado, además de reducir las emisiones de carbono, conservar la escasez de agua y crear empleo.

Las soluciones renovables pueden agregar 98 billones de euros a la economía mundial en los próximos años, generando más empleos, un mayor crecimiento económico, mejores condiciones de vida y una calidad de vida más sostenible y baja en carbono, que instaure, a su vez, las bases para un desarrollo económico estable.