scorecardresearch

Muere a los 90 años el arzobispo sudafricano Desmond Tutu

Europa Press
-

El premio Nobel de la Paz estuvo unido al gran líder, Nelson Mandela, en la lucha contra el Apartheid en Sudáfrica

El arzobispo emérito de Sudáfrica, Desmond Tutu - Foto: MICHELLY RALL

El arzobispo emérito de Sudáfrica y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, uno de los grandes símbolos de la lucha contra el Apartheid, ha fallecido este domingo a los 90 años de edad en Ciudad del Cabo, según ha anunciado el Gobierno sudafricano.

El anuncio de su muerte ha sido realizado por el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, que ha descrito su fallecimiento como "otro episodio de duelo nacional durante el adiós a una generación que nos entregó una Sudáfrica liberada", en el comunicado oficial recogido por News24.

Tutu había sido hospitalizado en varias ocasiones durante los últimos años para tratar infecciones asociadas con el cáncer de próstata que padeció durante la década de los 90.

Finalmente, Tutu falleció "en paz" durante su convalecencia en el centro de atención médica para pacientes de avanzada edad Oasis, en Ciudad del Cabo, según ha confirmado por su parte la doctora Ramphela Mamphele, presidenta interina de la fundación del arzobispo, en una declaración en nombre de la familia Tutu, sin dar detalles sobre la causa de la muerte.

"Desmond Tutu fue un patriota sin igual", ha remarcado el presidente sudafricano, "un líder de principios y pragmatismo que dio sentido a la percepción bíblica de que la fe sin obras está muerta". "Oramos para que el alma del Arzobispo Tutu descanse en paz, pero también para que su espíritu sea el centinela del futuro de nuestra nación", ha añadido.

 

Una vida luchando 

El nombre de Tutu está unido por importancia al del gran líder de la lucha por los Derechos Civiles en Sudáfrica, Nelson Mandela, unidos a pesar de sus diferencias en la lucha contra el Apartheid en Sudáfica; una política de segregación racial "por naturaleza mala, inmoral y absolutamente irreconciliable con la palabra de Dios", declaró en su día el sacerdote anglicano, nacido en 1931 en Klerksdorp, en la antigua república del Transvaal, durante lo que se conocía por aquel entonces como la Unión Sudafricana.

Su figura comenzó a cobrar extraordinaria prominencia a partir de 1978, como director del Consejo Eclesiástico Sudafricano, punta de lanza en su campaña contra la segregación. Seis años después, Tutu recibiría el Premio Nobel de la Paz, antes de ser elegido como arzobispo de Ciudad del Cabo en 1986, uno de los años más violentos de la era del Apartheid.

En esos momentos, Tutu redobló sus esfuerzos para conseguir la imposición de sanciones contra el Gobierno, dirigió marchas de protesta y usó su púlpito para desafiar la represión estatal. Con la victoria de Nelson Mandela como primer presidente de la República Sudafricana en 1994, Tutu asumió un nuevo papel como presidente de la Comisión de Verdad y Reconciliación del país.

La comisión investigó las atrocidades del Apartheid, y Tutu pasó a adoptar una función unificadora entre blancos y negros del país, al tiempo que adoptó una postura crítica contra los sucesivos gobiernos del histórico Congreso Nacional Africano, el partido de Mandela, al que afeó durante años sus escándalos de corrupción, el mayor obstáculo para alcanzar la utopía de la "nación arcoiris" en la que esperaba que se convirtiera el país.

De 2007 a 2013, ya en sus últimos años de vida pública, Tutu presidió la organización de Los Ancianos, un grupo independiente de veteranos líderes mundiales que trabajaron juntos por la paz y los Derechos Humanos.

 

Icono internacional 

Uno de los primeros líderes internacionales en reaccionar a la muerte de Tutu ha sido el primer ministro británico, Boris Johnson, quien se ha declarado "profundamente entristecido" por el fallecimiento de un hombre que ha descrito como "figura crítica" en la derrota del apartheid y la construcción de una nueva Sudáfrica.

"Será recordado por su liderazgo espiritual y su incontenible buen humor", escribió Johnson en su cuenta de Twitter.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ha recordado a Tutu como "un profeta y sacerdote, un hombre de palabra y acción, uno que encarnó la esperanza y la alegría que fueron los cimientos de su vida".

"Incluso en nuestro profundo dolor damos gracias por una vida tan bien vivida. Que descanse en paz y se levante en gloria", ha manifestado.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha declarado el fallecimiento de Tutu como "un gran golpe no solo para la República de Sudáfrica, donde deja enormes huellas como héroe contra el Apartheid, sino para todo el continente africano, donde es profundamente respetado y celebrado como pacificador".

"El arzobispo Tutu inspiró a una generación de líderes africanos que abrazaron sus enfoques no violentos en la lucha por la liberación", ha manifestado.

La Embajada de Estados Unidos en Sudáfrica ha expresado sus condolencias y se ha unido "a Sudáfrica y la comunidad global para honrar a un hombre que pasó su vida sin miedo diciendo las verdades al poder".

"Desde su labor contra el Aapartheid en Sudáfrica, hasta su defensa de la democracia, la libertad y los derechos humanos, y la defensa de quienes aún viven bajo el flagelo de la homofobia, el racismo o la xenofobia, el arzobispo Tutu fue la conciencia de su generación. Le echaremos mucho de menos", ha manifestado la misión diplomática en su cuenta de Twitter.