scorecardresearch

Rusia sigue evacuando Jersón

EFE
-

Las autoridades esperan trasladar a 60.000 civiles hasta el lunes pero insisten en que no hay motivo para pensar que el Ejército no logrará evitar que la región caiga en manos ucranianas

Civiles siendo evacuados en Jersón - Foto: ALEXEY PAVLISHAK

Las autoridades prorrusas de Jersón continuaron este jueves la evacuación de la población civil a la margen izquierda del río Dniéper ante el avance de las tropas de Ucrania, que a su vez comenzó a limitar el consumo de electricidad tras sufrir 300 ataques contra su sistema energético.

"Continúa la evacuación pacífica de la población civil de la región de Jersón. Alrededor de 15.000 habitantes se trasladaron a la orilla izquierda" del río de los 60.000 que se pretende evacuar hasta el lunes, señaló el vicegobernador, Kiril Stremoúsov.

"Los rusos usan para el transporte dos ferris con capacidad para unas 250 personas (...)", señaló a Efe un periodista local, que aseguró que cada barco ha hecho hasta ahora dos cruces diarios y por tanto la evacuación avanza a un ritmo mucho más lento de lo que aseguran las autoridades prorrusas.

Rusia quita hierro a la evacuación

Rusia y las autoridades prorrusas intentan hacer ver que, pese a la situación "difícil" en esta región sureña, como admitió el martes el nuevo comandante de las fuerzas rusas en Ucrania, general Serguéi Surovikin, no hay motivo para pensar que Jersón caerá en manos de Kiev y que las tropas de Rusia se retirarán de allí.

"Las líneas del frente son inviolables", aseguró Stremoúsov, mientras que el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Ígor Konashénkov, dijo que las fuerzas ucranianas rompieron la línea de defensa rusa en Jersón, pero que las tropas de Moscú lograron repeler el ataque.

Abandonar o permanecer

El subjefe del Departamento Operativo Principal del Estado Mayor de Ucrania, general de brigada Oleksiy Grómov, señaló que para el futuro próximo el primer objetivo de Rusia es frenar la contraofensiva ucraniana hacia Jersón.

Según dijo, Rusia ha concentrado hasta 45 grupos tácticos de batallón, que están acelerando la fortificación de las líneas defensivas, para contener el avance.

Para la inteligencia británica no obstante es probable que "las autoridades rusas se planteen seriamente una importante retirada de sus fuerzas de la margen derecha del río Dniéper".

También el estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) sostiene que es probable que Rusia esté creando un espacio informativo para "justificar retiradas rusas planificadas y pérdidas importantes en la región de Jersón".

Surovikin ha admitido que las fuerzas ucranianas han dañado los accesos sobre el río, lo que "dificulta el suministro de alimentos" a la población, pero la realidad es que eso también complica el aprovisionamiento de las tropas rusas.

Se acumulan los problemas a Rusia

Con el puente de Crimea dañado por un ataque atribuido por Moscú a Kiev, el de Antonivka, que cruza el río Dniéper, inutilizado por los bombardeos ucranianos, y la conexión ferroviaria con Jersón también interrumpida, al igual que otro cruce cerca de la planta hidroeléctrica de Nova Kajovka, la logística bélica se ha complicado.

El Ejército ruso ha tenido que recurrir a ferris y pontones temporales, es decir a un transporte con menos capacidad y mucho más lento.

Rusia teme además que las fuerzas ucranianas dañen con sus ataques "diarios" irreparablemente la presa de Nova Kajovka, que entonces dejaría sin agua a la anexionada península de Crimea.

Kiev por contra cree que Moscú puede efectuar un ataque de falsa bandera contra la planta hidroeléctrica, que produce electricidad para Ucrania, y atribuírselo a las fuerzas ucranianas.

Ahorrar energía voluntaria o forzosamente

Los bombardeos rusos contra infraestructuras críticas de Ucrania han destruido ya el 30% de las centrales eléctricas del país, que se ha visto obligado hoy a limitar el consumo en todo el país para permitir su reparación.

Según indicó hoy el ministro de Energía, Germán Galushchenko, desde el pasado día 10 Rusia ha efectuado hasta 300 ataques contra el sistema energético del país.

Los ucranianos han reducido el consumo de electricidad hasta un 10%, pero el Gobierno quiere elevar este porcentaje a al menos el 20%, porque de otra manera Kiev tendrá que realizar cortes forzosos, algo que poco después efectivamente ocurrió.

La empresa nacional de electricidad, Ukrenergo, tuvo que introducir una "restricción temporal controlada" en Kiev, Chernígov, Cherkasi, Zhitómir, Járkov, Sumy y Poltava porque notaba que "el consumo estaba aumentando rápidamente" en estas provincias y la capital.

Ukrenergo, que indicó que la reparación necesitará tiempo, aseguró que "tiene un plan de acción para estabilizar el sistema en varios escenarios, incluso en condiciones de destrucción importante y aumento del consumo debido al frío".