scorecardresearch

La Lotería de Navidad agota existencias

Inmaculada López Martínez
-

Al igual que en el resto de España, muchas administraciones de la provincia están experimentando un aumento notable de las ventas de lotería navideña hasta el punto de haber agotado números

Las administraciones tienen durante estos días una gran afluencia de clientes. En la imagen, la administración número 13 de la capital. - Foto: Javier Pozo

Comienza la recta final para el sorteo más esperado del año, el de la Lotería de Navidad. Durante estos días, las administraciones de todo el país viven momentos de gran afluencia de clientes, incluso pueden verse largas colas de gente a las puertas de estos negocios. Y es que, son muchos los ciudadanos que apuran hasta el último momento para comprar un décimo con la esperanza de que sea el afortunado del próximo día 22.  

Si el pasado 2019 la crisis del coronavirus tuvo un impacto muy negativo en las ventas de lotería navideña –con un descenso del 6,35 por ciento a nivel provincial y una caída del 11 por ciento a nivel nacional–, este año la situación se antoja completamente distinta ya que las ventas se han multiplicado, especialmente, durante las últimas semanas. Así lo confirma Arantxa Montes, empleada de la administración número 13 de Guadalajara, que regenta su madre, Mari Ángeles Tejedor. «Las ventas empezaron muy tranquilas, pero a última hora se han disparado en toda España». Tanto es así que esta joven lotera confirma que «están faltando décimos de muchos números». De hecho, asegura que desde Loterías y Apuestas del Estado «nos han pedido que les mandemos todo lo que veamos que sobra porque hay muchas administraciones que se están quedando sin existencias». 

En concreto, este despacho ubicado en la calle La Isabela de Los Manantiales ya agotado el stock del número del barrio (9.510) y de otros que tradicionalmente ofrece como es el que corresponde con el código postal de esta zona de la capital (19004). Además, Arantxa Montes confirma que «ya es imposible» encontrar décimos acabados en 21 (al coincidir con el año en curso) y que apenas quedan los terminados en 13, 69, 5 y 7 por ser las terminaciones preferidas de los clientes.

Las administraciones tienen durante estos días una gran afluencia de clientes. En la imagen, la administración número 13 de la capital.Las administraciones tienen durante estos días una gran afluencia de clientes. En la imagen, la administración número 13 de la capital. - Foto: Javier PozoAsí también lo corrobora Inmacula Moya, quien regenta la emblemática administración número 1 de la capital, ubicada en la calle Miguel Fluiters. «La gente suele pedir números que dicen que han soñado o que coinciden con fechas señaladas de su vida como aniversarios o el día del nacimiento de sus hijos». En cuanto a las ventas, esta lotera explica que se ha producido un cambio de tendencia en ventanilla, ya que el año pasado acudieron más guadalajareños mientras que este año ha crecido la presencia de foráneos. «Las restricciones de la pandemia hicieron que mucha gente no viajese el año pasado y que comprase la lotería de Navidad en la ciudad. Y este año, lo que sí estamos recibiendo son turistas y gente de excursiones», indica Inmaculada Moya. 

En cualquier caso, el número estrella de este año, agotado desde hace tiempo, es el que corresponde con el día que comenzó la erupción del volcán Cumbre Vieja de La Palma, es decir, el 19.921. De hecho, la dramática situación que vive la isla canaria ha estado muy presente en la presente edición de la Lotería de Navidad ya que numerosos loteros de diferentes provincias se han solidarizado con sus colegas palmeros mediante la venta altruista de números. «Hay administraciones en La Palma que están cerradas porque han sido afectadas por el volcán y compañeros hemos querido echarles una mano vendiendo sus números en nuestras administraciones, pero la comisión por las ventas es para ellos», detalla Arantxa Montes. En concreto, La Abeja de Oro –nombre de la administración 13 de la capital– despachó dos series de uno de esos números habituales de La Palma, «pero duró muy poco, enseguida lo vendimos», asegura.

Aparte del incremento de la venta de décimos en ventanilla, otra de las cuestiones que se ha reactivado este año tras el año de parón de la pandemia son las reservas y, sobre todo, las papeletas por parte de asociaciones, clubs deportivos y otras entidades. «El año pasado con el tema del Covid muchos colectivos decidieron no vender papeletas, pero este año todo ha vuelto a la normalidad», corrobora Arantxa Montes, quien también anuncia que será una de las loteras de Guadalajara que se desplazará el próximo día 22 hasta las puertas del Teatro Real de Madrid para participar en la concentración que el sector ha convocado. «Llevamos 17 años, desde 2004, con las comisiones congeladas», denuncia.

Consignación

En esta ocasión, Loterías y Apuestas del Estado ha destinado una consignación de 79.444 billetes a la provincia de Guadalajara, lo que supone más de 15 millones de euros. En base a esta cifra, cada guadalajareño jugaría 60,65 euros en lotería navideña en 2021; un importe superior al de las ventas finales de 2020, que fueron de 52.88 euros por habitante. Lo que sí confirman los loteros de la provincia es que el ambiente «está mucho más animado este año» y que se perciben sentimientos «más positivos». «Hay más ganas e ilusión, creo que la gente está gastando más en lotería porque es la esperanza de salir de esta crisis», señala Arantxa Montes. 

A la lo largo de sus 209 años de trayectoria, el ansiado Gordo tan sólo ha caído en dos ocasiones en la geografía provincial: en 1852 en Molina de Aragón y en 1970 en la capital, en concreto, en la administración número 1. Precisamente, este despacho, que regentan las hermanas Inmaculada y Silvia Moya, es el que más premios navideños ha repartido en la provincia.

En los últimos tiempos, los premios navideños más destacados caídos en Guadalajara fueron en el año 2016, cuando la administración 14 de la capital despachó dos décimos de un segundo premio y 33 series de uno de los quintos premios. Dos años después, la administración 4 de la capital repartió tres décimos del tercer premio; la número 15, tres décimos de un quinto premio y la única administración de Molina de Aragón vendió un décimo de un cuarto. En  2019, tan sólo la administración de la calle Felipe Solano Antelo de la capital vendió dos décimos de un quinto premio y la número 2 de Sigüenza, un décimo de otro de los quintos. En 2020, la suerte pasó de largo por la provincia y no se registró ningún premio importante en el sorteo navideño.