scorecardresearch

El parricida de Brihuega confesó que mató a sus padres

EFE
-

Tras cometer los hechos, el imputado se inventó una coartada de que había encontrado los cadáveres de sus padres al levantarse de la siesta y que, tras el hallazgo, había llamado a un amigo en vez de al 112

Agentes de la Guardia Civil en los alrededores del domicilio del matrimonio de Brihuega. - Foto: Javier Pozo

El hijo del matrimonio de Brihuega (Guadalajara) que apareció muerto de forma violenta el pasado lunes confesó ante la Guardia Civil que había acabado con la vida de sus padres tras discutir con ellos porque les había pedido dinero.

Fuentes próximas a la investigación han informado a Efe de que el joven, que se encuentra en prisión provisional sin fianza como presunto autor de dos delitos de homicidio/asesinato, explicó a los agentes que él reside habitualmente en Madrid pero que había ido a Brihuega para pedir dinero a sus padres, con quienes tuvo una discusión por este motivo y, a continuación, acabó con las vidas de ambos.

Estas mismas fuentes han afirmado que, tras cometer los hechos, el imputado se inventó una coartada de que había encontrado los cadáveres de sus padres al levantarse de la siesta y que, tras el hallazgo, había llamado a un amigo en vez de al 112.

Los agentes dudaron de su versión ya que al preguntarle si había visto salir a alguien del domicilio lo negó y tampoco había señales de que las puertas de la vivienda hubieran sido forzadas.

Los cadáveres del matrimonio formado por Manuel de 70 años y Martina Paloma de 62 fueron hallados el pasado lunes sobre las 16.15 horas, cuando un vecino llamó al 112.

El hijo de ambos, de 31 años, fue ingresado en un primer momento en el área de Psiquiatría del Hospital de Guadalajara, el martes por la tarde fue detenido por la Guardia Civil y el miércoles pasó a disposición judicial, que decretó prisión provisional comunicada y sin fianza.