scorecardresearch

Los vecinos de Miguel Fluiters, pendientes del aparcamiento

Beatriz Palancar Ruiz
-

El alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, ha asegurado que el Ayuntamiento de Guadalajara trabaja en un modelo de convivencia entre el vehículo, el peatón y la sostenibilidad con el Medio Ambiente

Imagen de la calle Miguel Fluiters en la actualidad. - Foto: Javier Pozo

El alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, no ha querido desvelar cuál será el diseño futuro que tendrá la calle Miguel Fluiters en cuanto a movilidad y tráfico. En los últimos días, vecinos y comerciantes están expectantes ante la posibilidad de que una reforma de esta vía acabe con las plazas de estacionamiento para vehículos.

Alberto Rojo, respondiendo a preguntas de la prensa sobre esta cuestión, ha asegurado que "tenemos que hablar de sostenibilidad en nuestra ciudad. Tenemos que hacer un planteamiento en el casco histórico de Guadalajara. Creemos que la coexistencia entre vehículos y peatones sea lo más óptima posible para los vehículos, los peatones y para el respeto medioambiental. Estamos trabajando en algo interesante que creo que va a encajar bien en todas las preocupaciones y ambiciones que tenemos como ciudad. Estamos haciendo las cosas con cabeza y conforme a la normativa que tenemos que cumplir como ciudad. Que nadie se asuste en todo lo que tiene que ver con la mejora de la ciudad. Estamos trabajando por una perfecta cohexistencia de vehículos, peatones y respeto al Medio Ambiente. Es un reto que tenemos como ciudad y entre todo lo vamos a llegar adelante", ha dicho el alcalde.

Por tanto, habrá que esperar a futuras convocatorias para conocer con detalle los planes que tiene el Ayuntamiento de Guadalajara para esta vía que es uno de los pocos ejes comerciales que se mantienen en el casco histórico de la ciudad con zona de aparcamiento. Precisamente, este es el principal temor que tienen los vecinos y comerciantes, que una peatonalización de la vía desde la Plaza Mayor hasta el Palacio del Infantado pueda restar a sus negocios, en el caso de los comercios, y dificultar el acceso a los residentes, para aquellos que tienen aquí su vivienda.