scorecardresearch

Basculista (caso Chiloeches): "Yo pesaba, no pensaba"

Belén Monge Ranz
-

Este miércoles concluirán las declaraciones de los acusados y el jueves arrancará la prueba pericial

Basculista (caso Chiloeches): "Yo pesaba, no pensaba"


El juicio por el incendio de una planta de residuos peligrosos en Chiloeches se reanudó este lunes con las declaraciones de dos acusados más. En principio, está previsto que el miércoles concluya el interrogatorio de los 21 investigados en esta causa y que el jueves arranquen las declaraciones de los testigos. 

En su declaración, el encargado del pesaje de los camiones de residuos que llegaban a la planta que Layna alquiló a Kuk Medioambiental en Chiloeches, Alejandro B.M., ha negado su implicación en la falsificación de documentación o borrado información en Layna y ha insistido en varias ocasiones, en que su trabajo se limitaba a algo muy siemple, dar entraba a los camiones y "apuntar" el nombre del conductor y la matrícula del vehículo. Ha dicho que él no sabía qué pasaba con los residuos ni tampoco como se diferenciaban y qué se hacía con ellos después. "Yo no estaba allí para pensar sino para pesar y hacer fotocopias", ha apuntado a preguntas tanto del Ministerio Fiscal como de las partes.

Esto ha sido en la octava jornada del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Guadalajara a raíz del incendio registrado en la planta de Kuk Medioambiental en Chiloeches y la supuesta trama con respecto a la gestión y tratamiento de los residuos peligrosos y no peligrosos que llegaban a la instalación. Una vista en la que el acusado encargado de la báscula donde llegaban los camiones de Layna y, más tarde de Kuk, ha insistido en que él no acometió nada que no fuera el trabajo que tenía que hacer, entre el que no estaba ni controlar ni diferenciar residuos ni dar salida a los peligrosos.

La Fiscalía pide para este acusado cuatro años y un día de cárcel por participación en grupo criminal y gestión peligrosa de residuos.

"Yo me limitaba a pesar. Ni dirigía ni mandaba a nadie", ha asegurado en su interrogatorio Alejandro B., quien ha reconocido que en el periodo que estuvo él como basculista contratado por Layna (2015-2016), entraban a diario a la instalación alquilada a Kuk entre 40 y 50 camiones con residuos peligrosos y no peligrosos pero que él no intervenía en su diferenciación de residuos sino que eran otras personas las que se encargaban de eso.

Una declaración en la que ha apuntado también que no tenía responsabilidad alguna en los residuos que entraban y salian y que, al igual, jamás obtuvo ingresos al margen de la nómina de unos 1.100 euros al mes y negó que el levara a cabo algún tipo de falsificación de documentos como le ha involucrado el Ministerio Fiscal. 

Desde que fue contratado por Layna en junio de 2015, "en ningún momento" decidió donde iban los residuos que entraban en la planta sino que su única función era, "exclusivamente", el pesaje de los camiones. "Lo que saliera o entrara no era mi cometido. Mi trabajo era ir de las oficinas a la báscula y viceversa". También ha apuntado que "jamás" ha visto que se mezclaran residuos en la planta ni tampoco ha realizado ninguna muestra de lo que entraba en la planta.

Un interrogatorio en el que ha habido bastantes contradicciones por parte del acusado con respecto a lo que dijo en su día en los juzgados y lo manifestado este lunes, que al ser preguntado sobre si había observado un incremento en el volumen de almacenamiento de residuos en la planta desde marzo de 2015 hasta marzo de 2016 -cuando termina el concierto entre Kuk y Layna- ha señalado que entraban "muchísimos camiones" pero que no sabía si entraban más que salían porque "era constantemente pesar y pesar" pues "había colas desde las ocho de la mañana".

Tras finalizar su trabajo con Layna Alejandro empezó a trabajar con Kuk, etapa en la que ha señalado que las entradas de camiones con residuos "bajaron mucho". "Entraban, pero no cantidades ingentes, como antes", ha apostillado.

Previamente ha prestado declaración Jesús M.,  administrador de otra empresa de residuos involucrada en esta trama, quien ha reconocido que ellos troceaban los documentos acreditativos del transporte de residuos hasta su destino final para que no les "puentearan", negando cualquier duplicidad de documentación. "Esto lo hacíamos para evitar que el destino final supiera quien era mi cliente y pudiese puentearnos", ha señalado tras reconocer que eran "transparentes para la Administración y parcos" para la competencia porque había mucha competencia.

En todo caso ha asegurado que ellos no han tenido nada que ver en  esta trama y que Layna era tan solo un cliente.

El miércoles prestarán declaración M.S.L y R.P.C., jornada en la que se dará por finalizado el interrogatorio de los acusados 21 acusados en esta causa.