scorecardresearch

Vuelta a la anhelada normalidad

Inmaculada López Martínez
-

Los profesionales de los sectores más afectados por las restricciones anticovid reciben con «alivio, alegría e ilusión» la eliminación o relajación de estas medidas por parte de la Junta

Vuelta a la anhelada normalidad - Foto: Javier Pozo

Era un momento anhelado y esperado por muchos ciudadanos y, en particular, por los profesionales más damnificados durante la pandemia. El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó el pasado jueves las medidas de la «nueva normalidad» ante la mejora evidente de la situación epidemiológica en la región que, en estos momentos, registra una incidencia acumulada de 63 casos por cada 100.000 habitantes (riesgo bajo), dentro de una tendencia descendente. Así las cosas, el  nuevo decreto publicado por la Junta suprimió la mayoría de las restricciones establecidas hasta ese momento para minimizar el peligro de los contagios por Covid-19.  

La eliminación de los límites de aforo en los establecimientos hosteleros (donde también se puede utilizar la barra), en recintos culturales, en el transporte público, en centros deportivos y en cualquier tipo de evento así como la supresión del horario máximo de apertura en el ocio nocturno –que ahora queda regulado por las ordenanzas municipales de cada localidad– y la permisión de actividades de baile son algunas las novedades más significativas. Esos sí, siempre haciendo uso de la mascarilla cuando no se pueda garantizar la distancia de seguridad.

Como no podía ser de otra manera, esta decisión ha sido recibida con alivio y entusiasmo por los sectores que han sufrido de manera más directa las prohibiciones, limitaciones y cambios de la normativa anticovid durante el último año y medio. Es el caso de los hosteleros, quienes aplauden la llegada de la «cuasi normalidad» con «prudencia, pero con mucha alegría», confirma el presidente de la Federación Provincial de Turismo y Hostelería, Juan Luis Pajares. «Después de pasar 18 meses desde cerrados completamente hasta con un montón de impedimentos de aforos, de horarios... poder ver, por fin, las barras con gente nos anima un montón», añade. Tanto es así que Pajares asegura que este cambio llega en un momento «crucial» para muchos negocios «que están aguantando el tirón gracias a la terraza, pero que con la llegada del frío hubiesen tirado la toalla». No obstante, reconoce que será necesario un «periodo de adaptación» para que los clientes «vayan tomando confianza y perdiendo el miedo». Además, Juan Luis Pajares recuerda que son muchos, más de un 20 por ciento, los negocios vinculados al turismo y a la restauración que tanto a nivel nacional como provincial tuvieron que echar el cierre como consecuencia de la crisis del coronavirus. «Muchos ya no van a volver a abrir », lamenta.

En el ámbito de la hostelería, sin duda, el ocio nocturno ha sido la parte más castigada por la pandemia. No es de extrañar, por tanto, que el levantamiento de las restricciones haya sido acogido con «alegría contenida» por sus empresarios y trabajadores. «Estamos muy contentos de ver de nuevo nuestros locales con ese ambiente que tanto nos costó crear. Lo veníamos necesitando a nivel económico y psicológico. Volver a trabajar sin limitación de horarios y de aforos, con la gente en la barra, bailando... Las sensaciones durante este primer fin de semana de normalidad han sido muy buenas», señala Javier Rodríguez, presidente de la Asociación de Hostelería del Centro de Guadalajara. Aún así, Rodríguez asegura que los hosteleros «seguiremos tomando todas las medidas que estén a nuestro alcance para evitar contagios en aspectos como la ventilación, la extracción de humos, mascarilla, etc.». 

La Sala Óxido es, probablemente, el único negocio de toda la capital que tuvo que permanecer completamente cerrado desde que estalló la pandemia ya que las medidas anticovid impedían funcionar a las salas de conciertos. Esta situación dio un giro de 180 grados el pasado viernes gracias a la publicación del nuevo decreto de la Junta. «Ha sido pasar de cero a cien», afirma Daniel Pérez, gerente de este emblemático espacio cultural, quien se muestra visiblemente emocionado con el regreso a la normalidad. «Ya teníamos decidido cerrar definitivamente la sala si este año no nos hubiesen permitido abrir, así que hemos recibido esta noticia con muchísimo alivio y alegría», declara. Las ganas de que la Sala Óxido retorne a la vida son tantas que Pérez anuncia que el 29 de octubre se celebrará el primero de los conciertos postpandemia, protagonizado por KutchiRomero. Además, ya están cerradas muchas de las fechas de las actuaciones que integrarán la programación del último trimestre del año. 

Centros deportivos

Los cambios de normativa también han supuesto un enorme respiro para los profesionales de los gimnasios y los centros deportivos, ya que venían sufriendo las limitaciones de aforo en interiores más severas, un 60 por ciento. Ahora, la capacidad de estas instalaciones vuelve a ser del cien por cien. «Es algo que llevábamos solicitando mucho tiempo, pero que se queda un poco escaso porque también nos gustaría que la mascarilla pudiese retirarse durante la práctica deportiva en interiores», señala Esteban Ramos, presidente de la Asociación  Provincial de Empresarios de Servicios de la Actividad Física y Deporte.

Otra modificación destacada es la que afecta a los festejos populares taurinos, al eliminar la obligación de instalar gradas para el público y de elaborar planes de contingencia a no ser que se trate de un evento multitudinario. Se abre así la puerta al regreso de los encierros por las calles, lo que provoca «unas ganas y una ilusión inmensa a los aficionados», señala Raúl Cuevas, presidente de la Federación Taurina de Guadalajara. Brihuega será la primera localidad de la provincia que, coincidiendo con la celebración de su Feria Chica de octubre, volverá a acoger sueltas de reses por las calles.

Al margen de todas estas mejoras, otro paso importante que ha permitido la evolución epidemiológica positiva es el regreso de las consultas presenciales de Atención Primaria, que ya pueden solicitarse de esta manera por parte de los pacientes del Sescam.