scorecardresearch

Isabel II retira los títulos militares del príncipe Andrés

Agencias
-

La Casa Real de Reino Unido toma la decisión por su presunta implicación en un escándalo de abuso sexual a una menor en EEUU y su involucración en la red de trata de personas creada por el difunto empresario Jeffrey Epstein

Imagen de archivo del príncipe Andrés - Foto: JULIEN WARNAND

El Palacio de Buckingham ha anunciado este jueves que los títulos militares y los patronatos reales del príncipe Andrés, involucrado en un caso de supuestos abusos sexuales a una menor de edad, han sido devueltos a su madre, la reina Isabel II.

En un comunicado, la Casa Real británica también ha señalado que el duque de York "continuará sin realizar labores públicas y llevará a cabo la defensa de su caso como un ciudadano privado". Según una fuente del Palacio de Buckingham, citada por la BBC, tampoco recibirá el tratamiento de alteza real a título oficial.

Un juez de Nueva York rechazó el miércoles archivar la denuncia presentada contra el príncipe Andrés, a pesar del acuerdo de confidencial suscrito entre las partes hace más de una década.

La denunciante, Virginia Giuffre, alega que el príncipe abusó de ella cuando tenía 17 años, víctima presuntamente de la red de trata de personas orquestada por el difunto empresario Jeffrey Epstein, que se quitó la vida en prisión tras ser detenido en 2019.

El príncipe ha negado las acusaciones y ha tratado de tumbar la denuncia civil presentada por Giuffre, apelando como principal argumento a un pacto extrajudicial suscrito por la demandante y por Epstein en 2009 y según el cual la víctima habría acordado no emprender ninguna acción legal contra otras personas.

La decisión del juez implica que los abogados del hijo de Isabel II deberán presentar las pruebas solicitadas por la acusación en caso de que decidan seguir haciendo frente a la denuncia y no opten por un acuerdo, lo que podría demorar meses e incluso años el proceso.

El príncipe Andrés ya renunció en noviembre de 2019 a sus funciones públicas como miembro de la familia real británica, después de una polémica entrevista en la BBC en la que intentó marcar distancias con la trama de Epstein.

 

Queja de veteranos

La decisión de la monarca llega después de que unos 152 veteranos de guerra de este país instaran a la monarca a que retirara estos honores a su hijo tras conocerse ayer el veredicto judicial sobre el caso.

Veteranos de las Fuerzas Navales británicas, las Fuerzas Aéreas y el Ejército de este país habían recurrido a la soberana para que despojara al príncipe de todos sus honores en una carta abierta dirigida a Isabel II, que fue divulgada hoy mediante el grupo antimonárcquico Republic.

En la misiva, esos militares manifestaron su "disgusto y enfado" por el hecho de que el príncipe -hasta hoy- conservara todavía esos títulos, pues su posición les parecía "insostenible".

Recordaban, además, que la implicación de Andrés en el escándalo sexual había "perturbado" a los servicios militares con los que se le relaciona, teniendo en cuenta que "si fuera cualquier otro oficial militar veterano (quien estuviera en esa situación), es inconcebible que siguiera manteniendo su puesto".

Aunque Andrés abandonó sus funciones públicas en 2019 cuando se le relacionó con el malogrado pederasta norteamericano -que se suicidó en una prisión en Estados Unidos- y no ha vuelto a asistir a ningún acto militar, conservaba hasta ahora sus funciones en ocho regimientos británicos, que han estado en el limbo durante estos últimos dos años.

La vinculación del hermano de Carlos de Inglaterra con el Ejército es profunda y se remonta a hace décadas.

El príncipe fue piloto de helicóptero en la guerra de las Malvinas librada entre Argentina y el Reino Unido (entre abril y junio de 1982) y entre los honores militares que se le concedieron y se le han retirado figuraban el de Coronel de las Guardas Granaderas, o coronel en jefe adjunto de los Lanceros Reales.

El duque de York siempre ha negado tajantemente las rotundas acusaciones de Giuffre y en 2019 concedió una entrevista al programa de la BBC Newsnight para dar su versión de lo sucedido y con la que confiaba en poder limpiar su deteriorada imagen.

En ese espacio televisivo, el hijo de Isabel II negó haber mantenido relaciones sexuales con menores y aunque defendió su amistad con Jeffrey Epstein admitió también que tendría que haber cortado su relación con el pederasta mucho antes.

Muchos analistas consideraron que, lejos de ayudarle, su intervención televisada perjudicó aún más su imagen ante los ciudadanos.