scorecardresearch
Pilar Gómez

MIS RAZONES

Pilar Gómez


Ayuso presidenta

23/05/2022

Isabel Díaz Ayuso ha sido proclamada presidenta del Partido Popular de Madrid por más del 99 por ciento de los sufragios. Un resultado previsto, era la única candidata y el censo, muy partidario. Se pone así punto final a uno de los episodios más tensos, impensables y sucios y rastreros de cuantos se han registrado en la interna del primer partido de la derecha española de los últimos tiempos. Recordemos que, para que Ayuso pudiera celebrar este congreso ha tenido que superar todo tipo de ataques, acusaciones y oprobios. El principal, que el líder de su formación, Pablo Casado, denunciara en un medio de comunicación que el hermano de la presidenta se estaba lucrando con un negocio de mascarillas mientras morían 700 personas al día en Madrid. Habían trascendido antes los muy chuscos asuntos del espionaje a la presidenta, el seguimiento a miembros de su familia, la filtración de dados falsarios a los medios y demás manejos absolutamente improbables e inaceptables.
Ayuso, tenaz y luchadora, superó todas estas zancadillas y puñaladas y logró sacar adelante su derecho a la celebración del mencionado congreso. Para ello han tenido que apartarse de sus cargos nada menos que el presidente y el secretario general de su formación, algo sin precedentes.  Pablo Casado actuó sin prudencia y sin tiento, llevado sin duda por el impulso irracional y la impericia política de su mano derecha, Teodoro García Egea, posiblemente el personaje más torpe e ineficaz de cuantos han ocupado ese cargo. Ayuso, en sus diferentes mensajes del cónclave popular, ha insistido en su lealtad, fe y adhesión a la nueva etapa del partido, a la figura de su líder. Alberto Núñez Feijóo, que sin duda propició el cambio que ahora viven su siglas, y desde luego, puso particular énfasis en su empeño en centrar el objetivo de sus críticas y reproches en Pedro Sánchez. Mientras en Andalucía se vive una precampaña muy dura, en la que PP y Vox no siempre se dedican un tratamiento amiga o elegante, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha recordado las líneas maestras de su actuación, que le llevaron a conseguir una victoria estruendos en la cita electoral del pasado 4-M: a Vox no hay que tomarlo como enemigo por el enemigo es el Partido Socialista. Quizás en la nueva Génova se debería tomar de una vez por todas este consejo como si se tratara de una ley insoslayable. A Ayuso le fue muy bien asumiendo este precepto. A Juanma Moreno seguramente también.
Ayuso ha redondeado su batalla con pleno éxito. Ha demostrado no sólo que Casado no tenía razón sino que estaba cometiendo un error superlativo del que todavía no ha sido capaz ni de asumir su culpa ni, lo que es peor, darse cuenta del enorme patinazo al que se vio impelido. El Partido Popular necesita unir fuerzas, por fin, para presentar una batalla frontal y decidida a Pedro Sánchez y arrojarlo electoralmente fuera de la Moncloa. Por el bien de nuestra democracia y nuestro país, cada vez más próximo al precipicio político y económico.