scorecardresearch

New Balance fracasa y no logra el archivo del 'caso experience'

Servimedia
-

La multinacional deportiva ve frustrado su segundo intento de acabar con el proceso penal

El vicepresidente mundial de New Balance, Paul Gauron, en los juzgados de Madrid.

La batalla judicial entre Experience Group, compañía encargada de gestionar y comercializar los productos de New Balance en España y Portugal durante la última década, y New Balance sigue su curso en el juzgado de instrucción número 9 de Madrid, pese al último intento de la multinacional de ropa deportiva con sede en Boston de que el juez archive el proceso penal y el magistrado lo deniegue por segunda vez.

El pasado 25 de noviembre los peritos de Experience, pertenecientes a una de las Big Four, debían ratificar informe ante el juez, pero New Balance, según fuentes conocedoras del proceso, intentó presentar cinco días antes un contrainforme solicitando que también se pudiesen personar los suyos el mismo día.

En el escrito enviado al juez pedían el archivo del proceso y que no se alargase más, asegurando que los hechos denunciados por Experience eran irrelevantes desde el punto de vista penal. A los expertos jurídicos les sorprendió que los demandados pretendiesen que un perito calibrara si es una cuestión penal o no, algo que concierne y determina el juez.

Además, New Balance, en el informe pericial aportado concluyó que podían romper los contratos con Experience. En su versión afirman que gracias a su marketing se elevaron las ventas y no por la gestión de Experience, sin aportar datos económicos ni cuentas anuales.

Este punto es clave para que la multinacional pudiera cerrar el año 2022 sin estar inmerso en una causa penal y con su vicepresidente mundial, Paul Gauron, investigado. De ser así, New Balance deberá hacer frente a una provisión de fondos de los daños y perjuicios que se les piden, lo que supone 40 millones de euros por sociedad (Experience Store y Experience Store Outlet) e imputado (Paul Gauron, Anna Scheidgen y Angela Scheidgen). Por lo tanto, esta situación, tanto la penal como la económica, tendría que quedar reflejada por la empresa encargada de auditar a New Balance.

Después de conocer la táctica de New Balance para hacer coincidir la ratificación de los peritos el mismo día, los representantes legales de Experience solicitaron al juez que se no se aceptara con tan pocos días de antelación y, sobre todo, que la causa no se archivase.

La respuesta del juez volvió a dejar en evidencia a New Balance, fijando para el 23 de marzo de 2023 la citación de los peritos de ambas partes, de modo que los de Experience tengan tiempo suficiente para estudiar el informe contrario y no sólo cinco días como solicitaba New Balance. Será en esa fecha cuando la multinacional intentará defender su versión con el fin de minimizar los daños y perjuicios que se le solicitan.

Hay que recordar, para poner en contexto el conflicto y la batalla de la compañía española contra la gran multinacional del deporte, que New Balance rompió a finales de 2021 de manera unilateral el contrato que le unía a Experience Group como la compañía encargada de gestionar y comercializar los productos de New Balance en España y Portugal durante la última década.

En relación con este asunto, New Balance siempre destaca que el contrato vencía el 31 de diciembre de 2021 y, por tanto, no se podía considerar como una renovación, además de cancelar la relación con Experience por incumplir el calendario de pagos y adeudar más de seis millones de euros, según New Balance.

La decisión de New Balance provocó, según Experience Store y Experience Store Outlet, que entrasen en concurso de acreedores y posteriormente un juzgado declarase la conclusión del concurso y la extinción de las sociedades. Esto causó el cierre de 22 tiendas en España y Portugal y el despido de unos 250 trabajadores

Posteriormente, Experience Store S.L y Experience Store Outlet presentaron una querella contra el vicepresidente ejecutivo mundial y asesor general de New Balance, Paul R. Gauron; contra Alfico y sus representantes, Anna Scheidgen, hasta hace unos meses consejera delegada de New Balance Ibérica, y su hija Angela, por coacciones, un delito contra el mercado y los consumidores por el descubrimiento y utilización en provecho propio de secretos de empresa, y de un delito contra el mercado por abuso de posición dominante.

El pasado 7 de noviembre declararon en el juzgado de instrucción número 9 de Madrid como investigados Anna Scheidgen, su hija Angela y Gauron, al que el juez no permitió declarar por vídeo conferencia desde Boston y tuvo que comparecer en los juzgados de Plaza de Castilla. Ninguno de los tres investigados quiso responder a las preguntas de los letrados y solo respondieron a sus abogados.

CONTRATO

El contrato que vinculaba a Experience y New Balance vencía en 2021 y, según se desprende de la documentación aportada, se iba a prorrogar tras el acuerdo alcanzado entre ambas partes, hasta el 2026. Experience, con esa seguridad, realizó inversiones que pasaron por la compra de locales y la contratación de personal para encarar esa futura etapa de proyección de la compañía en Europa. Con ese desembolso efectuado, New Balance se desdijo, y, tras conocer la cartera de clientes y la información comercial y financiera de Experience, rompió con las empresas españolas dejando a más de 250 trabajadores en el paro.

La empresa norteamericana, según la querella, a la vista de los resultados financieros y comerciales de Experience, dejó de suministrar productos (calzado y prendas deportivas), para causar presuntamente un ahogo económico de tal magnitud que les obligase a venderles toda esa red de distribución comercial a un precio menor.

Además, los abogados de Experience presentaron ante el juez instructor, Arturo Zamarriego, documentación protocolizada por un notario, con fotografías e incluso facturas, en la que se demuestra que después de obligar a Experience a cerrar todas las tiendas que gestionaba en España y Portugal, despedir a todos los empleados y entrar en concurso de acreedores y posterior extinción de las dos sociedades de Experience dedicadas que gestionaban el retail y la imagen de New Balance en España y Portugal, la compañía americana ha reabierto las tiendas en los mismos locales y con el mismo mobiliario de Experience.