scorecardresearch

El Gobierno descarta ceder ante la presión de las eléctricas

Europa Press
-

La ministra Ribera confirma las medidas aprobadas por el Ejecutivo, respaldadas por Europa, para abaratar la factura de la luz mientras que la presidenta del Club Español de la Energía insiste que "hay que cumplir con todas las reglas establecidas"

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, participa en la entrega de los Premios de la Energía que organiza Enerclub - Foto: Javier Lizón

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha descartado que el Ejecutivo vaya a cambiar, ante la presión del sector, alguna de las medidas que aprobó la semana pasada y que persiguen abaratar el recibo de la luz.

Ribera confirma así el recorte de 2.600 millones a las compañías eléctricas por los denominados beneficios caídos del cielo, justo antes de entrar en la ceremonia de entrega de los premios del Club Español de la Energía, al que han asistido los altos ejecutivos de todas las compañías afectadas.

En declaraciones a la prensa, la ministra ha defendido que el Gobierno está haciendo "todo lo que está en su mano para dar una respuesta adecuada a una situación de extrema volatilidad y turbulencia", y ha intentado tranquilizar al sector diciendo que las medidas son "en gran parte coyunturales".

"Estoy segura de que lograremos encontrar el camino del interés general a todo esto. Me siento cómoda aquí, ya que es importante trabajar con todas las empresas de los sectores sobre los que tengo responsabilidad en el Gobierno", ha añadido.

 

Respaldo de Europa

Preguntada por si tiene intención de hacer algún cambio en las medidas aprobadas, tras las presiones efectuadas por parte del sector, que habló del cierre de las nucleares o de interponer acciones judiciales, Ribera ha zanjado el tema: "Las leyes son inamovibles hasta que se cambian y no tenemos intención de cambiarla".

La vicepresidenta tercera también ha asegurado que el Gobierno se siente "respaldado y entendido" por Bruselas. En cualquier caso, ha vuelto a señalar que lo ideal es que Europa adopte una respuesta común a un problema "no solo español, sino que afecta a toda la economía y sociedad europea".

Para ello, ha anunciado que el Gobierno español ya ha remitido una carta al vicepresidente de la Comisión Europa, Frans Timmermans, y a la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, solicitando esta respuesta común.

Al frente, la presidenta del Club Español de la Energía, María Victoria Zingoni, ha dicho en su intervención que el sector tiene que ser capaz de proteger a los consumidores vulnerables al mismo tiempo que "se cumple con todas las reglas establecidas a nivel europeo, garantizando en todo momento la seguridad jurídica y regulatoria, sin olvidar la competitividad y reputación de las empresas".

En su opinión, mantener esta seguridad jurídica permitirá atraer los fondos europeos y otros recursos adicionales de inversores procedentes de lugares comprometidos con transición ecológica. "Hay una brecha actual entre los objetivos perseguidos y lo que el común de la gente entiende, pero hay que romper esa brecha y llegar a todos a través de una buena comunicación", ha concluido.

Ya en el atril y a modo de clausura, la ministra ha vuelto a recuperar este asunto: "Es clave respetar el marco europeo y todos intentamos hacerlo, siendo escrupulosos con las reglas mas importantes del mercado interior de electricidad. Pero no podemos mirar para otro lado cuando esta situación puede causar un impacto muy notable en la economía española".