scorecardresearch

Museo de la escuela

Beatriz Palancar Ruiz
-

La antigua iglesia de Los Remedios acoge este nuevo recurso turístico para la ciudad de Guadalajara que tiene sus orígenes en la colección particular de Antonio Molero que fue catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares

El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH. - Foto: Javier Pozo

Junto a la Facultad de Educación de la Universidad de Alcalá (UAH)en su Campus de Guadalajara, en la conocida como antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH, vecinos y visitantes pueden conocer el Museo de la Educación Antonio Molero que desde el Jueves Santo  ha abierto sus puertas al público.

Se trata de un espacio en el que es fácil retrotraerse para conocer cómo eran las clases de los colegios hace un siglo. De hecho, este museo custodia objetos de finales del siglo XIX y principios del XX, muchos de ellos únicos y curiosos.

La existencia de este museo es fruto de la labor desarrollada por el catedrático de Historia de la Educación, Antonio Molero Pintado, como coleccionista durante muchos años. Según cuenta la directora de este nuevo recurso museístico para la ciudad, María Mar del Pozo, que fue su compañera, la recopilación de objetos comenzó en los años 80 con libros y revistas de Historia de la Educación del siglo XIX y en manuales y libros para niños también del siglo XIX y principios del XX. Posteriormente, el profesor puso su interés en otros elementos didácticos como pupitres,  y material que se colgaba de las paredes. Por último, en los años 2000, empezó a reunir cuadernos infantiles de niños y niñas.

El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH.El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH. - Foto: Javier Pozo«Primero, lo tenía en la biblioteca de su casa. Llegó un momento que no le cabía. Antes de su jubilación, como en el 2003 o 2004, compró un local que había sido una oficina debajo de su casa con tres habitaciones y él montó su museo. No lo tenía abierto al público pero si le decías que lo querías visitar con pocos alumnos, te lo abría y te lo enseñaba», relata María Mar del Pozo, que, además de directora de este museo, es catedrática de Teoría e Historia de la Educación de la UAH.

Con el fallecimiento de Antonio Molero, en 2017, desde la universidad se gestó la idea de pedir a su viuda, Margarita Cantarero, con quien el catedrático había recopilado todos los objetos de su museo, la cesión de los mismos a la institución a la que tantos años había pertenecido su marido. «Vio que la gran solución del museo era legarlo a la facultad en la que Antonio había sido catedrático muchísimos años y donde él había dado clase. Lo apoyó desde el primer momento. Si se ha retrasado más es porque lo tuvimos que catalogar todo, objeto a objeto, y nos pilló la pandemia», cuenta Del Pozo. 

El museo expone una pequeña parte, alrededor de un 20%, de todos los objetos coleccionados por Antonio Molero. Entre los más curiosos estarían unas colecciones de carteles didácticos del siglo XIX que se exhibían en las paredes de las escuelas con animales extraños, volcanes o cascadas, frutos o cultivos desconocidos, minerales que no eran autóctonos; o de mapas de España diferentes lugares del mundo   de distintas épocas, algunos de los cuales tienen yeso para destacar accidentes geográficos como montañas o ríos en relieve. También se pueden admirar carteles y objetos de pesas y medidas del siglo XIX con los que se daba a conocer el sistema métrico internacional entre los que destaca «el primer cartel de pesas y medidas de Mariano Carderera de 1852 que yo no lo he visto en ningún otro sitio», dice la catedrática Del Pozo.

El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH.El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH. - Foto: Javier PozoAdemás, es posible descubrir muchísimos materiales para la enseñanza de la física, test de inteligencia de los años 50, una colección de la revista Servicio que era del Sindicato Español de Magisterio al que se tuvieron que afiliar todos los maestros obligatoriamente durante el franquismo, o una curiosa recopilación de cuadernos escolares, algunos franceses, de principios del siglo XX. Y por supuesto, se pueden admirar otros elementos como pupitres, algunos de los cuales proceden de Guadalajara: «En los últimos años, Antonio se fue por muchos pueblos de Guadalajara donde tenían contactos con anticuarios. Se iba con su coche por los pueblos y algunos pupitres vienen de anticuarios de pueblos de Guadalajara», detalla la directora.

Aunque Antonio Molero procedía de Toledo, gran parte de su carrera profesional se desarrolló en Guadalajara. «Creo que estaría muy contento con este museo porque siempre quiso que hubiera una continuidad y que tuviera un futuro», manifiesta María Mar del Pozo.

DONACIONES. Antonio Molero recopiló muchos objetos en compañía de su viuda que, el día de la presentación de este museo en noviembre de 2021, recordaba con cariño lo costoso que fue encontrar una preciada tinta violeta. «la educación ha sido su vida», decía ese día Margarita Cantarero que aportaba el dato de que a los 19 años ya era maestro. 

El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH.El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH. - Foto: Javier Pozo«Me gustaría que el Museo Antonio Molero fuese un Museo de la memoria viva de la Educación en Guadalajara», reconoce su directora, para lo que hace un llamamiento a todos los maestros y particulares que conserven objetos relacionados con las escuelas, porque en este museo se expone material relacionado con la etapa de Primaria, para que los donen. Por ejemplo, tienen pendiente de exponer un cuadro donado con labores de maestras de principios del siglo XX que lleva el sello de la Escuela La Normal de la capital. 

«Y habrá que conservar los primeros ordenadores y materiales de los años 80. A veces pienso que se ha conservado más cosas del siglo XIX que de ahora», dice Del Pozo.

Además, la catedrática Del Pozo está interesada en recoger también el testimonio vivo de aquellos maestros que ejercieron su función en la provincia en el siglo XX para grabarlos y documentarlos para futuras investigaciones sobre el sistema educativo en Guadalajara. 

El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH.El Museo de la Educación está instalado en el edificio de la antigua iglesia de Los Remedios que pertenece a la UAH. - Foto: Javier PozoLa apertura del Museo de la Educación está gestionada por la UAH y estará abierto al público los viernes y sábados de 10,30 a 14,00 horas y de 17,00 a 19,00 horas; mientras que los domingos y festivos, solo lo hará por la mañana. Se cobrará una entrada de un euro por visitante, a excepción de estudiantes y profesorado acreditado, así como menores de 12 años.

Por parte de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Guadalajara el nuevo recurso turístico, según informa su responsable, «se van a organizar visitas guiadas como un punto más de la ciudad y en la oficina de turismo se podrá encontrar la información sobre horarios de apertura del monumento», dice Fernando Parlorio que está agradecido a la UAH por este «recurso turístico más para la ciudad».

Manifiesto de apoyo al museo de Kiev

«Todos los países tienen una gran preocupación porque la educación es algo que nos une a todos», argumenta María Mar del Pozo para explicar el auge de Museos de la Educación o de la Escuela en muchos municipios del país y en el resto del mundo. 

Existe un sentimiento fraternal entre los responsables de estos espacios museísticos en el mundo. Por ello, directores de museos de América y Europa, entre los que estaban de lugares representativos de Eslovenia, Polonia, Croacia y, claro está, el de Guadalajara, contactaron hace unos días de manera telemática con el director del Museo de la Educación de Kiev para interesarse por cómo está afectando la guerra a la infraestructura. «Nos hizo un recorrido por el museo para enseñarnos cómo lo están intentando preservar. Es un museo de principios del siglo XX», cuenta la catedrática de la UAH.

En los próximos días, los asistentes a esa reunión on line redactarán un manifiesto de apoyo al Museo de la Educación de Kiev.