scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Quién te quiere a ti corazón

14/09/2022

'Vete, mujer mala, vete de mi vera.
Rueda lo mismito que una maldición
Que Dios te permita que el gaché que quieras
Pague tus quereres, tus quereres pague, con mala traición

Gitana que tú serás como la falsa moneda
Que de mano en mano va y ninguno se la queda!'
Como una premonición la letra de la canción que tantas veces su madre cantó, la persigue por su alma y por su seco y agrio corazón.

El lunes, mientras el coraje, el esfuerzo, la disciplina, y las ganas de ganar hacían que un español, Alcaraz, se convirtiera en una leyenda en el mundo, tristemente a la misma hora, la audiencia se revolcó en la miseria y en la mezquindad: Rociíto contaba lo más sucio de los suyos.
Hay estelas de olor a huevos podridos y a traición, y otras que han transformado la vida de los españoles, y que han hecho que muchos campeones las sigan.
La movida madrileña empezó y todas las bandas siguieron la estela de los primeros triunfadores, y la música española de los 70 pasa por ser una de las mejores de todos los tiempos. Lo mismo hicieron Orantes y Santana con el tenis, y luego llegaron todos los demás en aluvión, el último el jovencito Alcaraz. Las motos también dejaron estela, como la Fórmula 1 y los rallyes de Carlos Saiz. Después de Alonso siguen subiendo al pódium de la Fórmula 1 españoles que les van a la zaga. Pasa en todo, en la medicina Fuster, en el futbol, etc. Como decía Machado y cantó Serrat: caminante no hay camino, se hace camino al andar.
Pues bien, nuestra estrella de hoy, la Rociito, a la que parece que nadie quiere, maltratada según ella por su propia familia, sale en la televisión muy bien maquillada en un escenario muy preparado y digno de grandes profesionales, -no nos olvidemos que la televisión está ahí para vender audiencia-, y aprovechándose del morbo creado se convierte otra vez en Chucky, nadie podría discutirle lo que decía porque solo hablaba ella.
Le tocó en esta ocasión al torero y padrastro, con el que empezó diciendo que le habían hecho una gran putada sacándolo mientras hacía el ridículo con lo de 'estamos tan agustito'. Pero mientras lo decía lo volvía a sacar una y otra vez, calificándolo de tonto, maltratador, etc.
Antaño ya había puesto verde a su ex marido, a sus hijos, a sus tíos, a sus hermanastros y si la hubieran dejado a todos los de su calle. Total ¡mientras me paguen!, dirá ella.
Lo dicho al principio se cumple: Rociito no tiene el cariño de nadie, solo las 30 monedas que le van a dar por traicionar a toda su familia. ¿Cómo te voy a querer …?
Y luego encima los jueces no le hacen caso, cuando todos sabemos que solo ella tiene razón.
Será por esas humillaciones y esa falta de cariño y de amigos por lo que hablas mal o será por no haber pegado un palo al agua en tu vida por lo que tienes que ganártela vendiendo a los tuyos. Maldito parné. Como decía Quevedo, a las putas y a los barberos a los 70 los espero.

ARCHIVADO EN: Rocío Carrasco