scorecardresearch

Ted lasso, el maestro

Sole Castro Virasoro
-

La gran triunfadora de los Emmys, con siete trofeos, es una serie de Apple TV + que proclama que ganar no es lo más importante

Jason Sudeikis es el protagonista de una ficción que ha conquistado el corazón de millones de telespectadores de todo el mundo. / apple tv +

Debo confesar que no me había llamado la atención el nombre de la serie, ni el póster, ni el avance y mucho menos la sinopsis. Sin embargo, como tantos otros espectadores, sentí curiosidad cuando vi la cantidad de nominaciones (20) que tuvo Ted Lasso para los premios Emmy 2021, llevándose siete premios que incluyen mejor comedia y mejor actor principal.

La historia comienza cuando Ted Lasso llega a Inglaterra para convertirse en el entrenador de Richmond, un equipo de fútbol de la English Premier League. El problema es que él es entrenador de fútbol americano, no conoce las reglas del fútbol europeo y tampoco le interesan. Además, acaba de hacerse célebre gracias a un vídeo viral en el cual aparece bailando en el vestuario con el equipo que entrenaba en EEUU, justo después de una gran derrota.

La prensa y los mismos jugadores de Richmond están desorientados ¿por qué traer a este novato desde el otro lado del océano a entrenar a un equipo de primera línea? Es que la nueva dueña del club, Rebecca Welton, tiene un plan: quiere ver fracasar al equipo para vengarse de su reciente exmarido.

Las situaciones que se suceden son, a veces, tronchantes. Las situaciones que se suceden son, a veces, tronchantes. Ted, como cualquier otro inmigrante, se enfrenta a las diferencias culturales y a la tristeza de estar lejos de su familia. Pero también a un equipo que no lo quiere, a la prensa que lo destroza con sus críticas y a los fanáticos que lo insultan por la calle. Sin embargo, el entrenador nunca pierde la sonrisa, la amabilidad y el buen humor.

Jason Sudeikis, al recibir su premio como mejor actor dijo: «La serie trata sobre la familia, los profesores, los mentores y los compañeros de equipo. Y yo no estaría aquí sin los tres». No sabría muy bien cómo tomar esas palabras, porque en Ted Lasso las familias no siempre son buenas, aunque de ellas se aprende mucho con unas lecciones que no hay que olvidar. 

 

Muy humano

La primera de todas: Ganar no es importante. Es la enseñanza más polémica pues esa máxima no vale en el fútbol profesional. Además, muchos estamos viendo la serie justamente por los premios que ha recibido. Ted consigue los resultados buscados porque se preocupa por las personas y por el equipo. Por eso, que esta ficción sea un éxito nos hace tener fe en la humanidad. 

En segundo lugar, no juzgar sin conocer la historia completa. El protagonista nos enseña a ver a través de lo evidente para llegar a lo real y observa cuidadosamente las acciones y las palabras con una paciencia envidiable, seguro de que tarde o temprano encontrará las razones que justifiquen cada acción.

Ser amable es también esencial. Incluso con los que no lo son con nosotros. Cuando vemos a Ted, siempre sonriente, podríamos pensar que no tiene problemas. Pero su eterna sonrisa se mantiene cuando es insultado e incluso traicionado. El entrenador devuelve cada golpe con amabilidad y poco a poco la va contagiando y, en esa onda expansiva, hace de este un mundo mejor. 

Y, por último, veremos cómo los buenos y los fuertes también se rompen y necesitan ayuda. Ted Lasso nos enseña que a veces hay que caerse, llorar y pedir ayuda. Porque no importa cuán fuerte y optimista seas, llorar es tan necesario como sonreír.