scorecardresearch

"Antes de traer a nadie,mejor ponerse en contacto con una ONG"

Beatriz Palancar Ruiz
-

La presidenta de la organización Guada Acoge, que trabaja con refugiados en segunda instancia, muestra su preocupación ante la marcha de particulares a la frontera para traer refugiados a nuestro país por los riesgos que puede entrañar

Antonia del Olmo está a punto de cumplir tres años en la presidencia de Guada Acoge. - Foto: Javier Pozo

La vinculación de Antonia del Olmo (Madrid, 1961) con Guada Acoge es muy estrecha. En esta organización hizo las prácticas de sus estudios de Trabajo Social y ya no se ha desvinculado de ella. En 2003, entró en la Junta Directiva, donde ha sido vocal y vicepresidenta antes, y en junio de este año cumple tres años al frente de la ONG. En estos difíciles momentos, Guada Acoge es una de las entidades de la provincia que se ocupan de los refugiados, en un segundo término como nos cuenta su presidenta, y por eso estima que es muy importante dejar actuar a los profesionales. En esta entrevista, Antonia nos presenta la ONG y opina sobre la situación actual de los refugiados.

 ¿Cómo nació Guada Acoge y cuántos años lleva funcionando?

Nació en 1993, al año que viene celebraremos el 30 aniversario. Era la mano derecha de la Delegación de Migraciones. Debido a que venían migrantes de Vietnam buscando otra oportunidad empezaron a hacer proyectos porque como Delegación de Migraciones no podían hacerlos con personal contratado.

Antonia del Olmo está a punto de cumplir tres años en la presidencia de Guada Acoge.Antonia del Olmo está a punto de cumplir tres años en la presidencia de Guada Acoge. - Foto: Javier Pozo¿Cuáles son los fines de este colectivo y a qué personas atiende?

Trabajamos para ayudar a las personas migrantes o personas españolas en situación de vulnerabilidad, pero somos más conocidos por nuestra atención a los migrantes. Vienen pidiendo ayuda en el sector jurídico, laboral o social. 

¿Cómo organizan y financian la asistencia a los migrantes?

Trabajamos con varias administraciones. Por ejemplo, ahora, para el refugio, con el Ministerio, porque Guada Acoge forma parte de la red Acoge que está formada por 20 entidades de todo el territorio nacional. Por esta red, a través del Ministerio, nos asignan unas plazas para refugiados. Trabajamos también a través del Ministerio con la red laboral. Y también recibimos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha por los fondos del IRPF y los proyectos PRIS que son Fondos Europeos. También trabajamos con los ayuntamientos de Guadalajara y Azuqueca, la Fundación Ibercaja o con el Instituto de la Mujer, son los que convocan y nosotros presentamos proyectos para su subvención. 

¿Cómo se organizan los proyectos?

Todos los proyectos se centran en tres grandes áreas: Jurídico, social y laboral. Y a parte está refugiados. Creo que hay confusión sobre cómo se trabaja con los refugiados. No cogemos los que queremos. Hay unas entidades que cuando llegan por frontera o estando aquí piden el Estatuto de refugiado, si tienen posibilidades de estar por su cuenta, siguen y si no, les llevan a unas asociaciones que los cogen en primera instancia y, luego, les derivan a otras entidades, como nosotros que ya llevan un itinerario. La persona que entra en el recurso se le hace una entrevista y se le valora qué necesita. Si no tiene formación se hace, si no sabe el idioma se le ayuda y mientras se va viendo lo que necesita para acoplarse a la vida y a participar en la sociedad con el Estatuto de refugiado. Si no tiene formación se le ayuda a encontrar un trabajo. 

¿Cómo se organizan, tienen trabajadores propios y voluntariado?

La primera atención de cualquier persona que viene a la asociación se hace con los voluntarios pero para otras cosas están los trabajadores que son los que se ocupan de los proyectos. Las personas que pertenecemos a la Junta Directiva somos voluntarios, y hay otros que prestan su función para acompañamiento, atención en primera acogida, dar clases de castellano. Depende del tiempo que tenga la persona. Y en Guada Acoge están trabajando 16 personas en este momento. Los años comienzan con menos personas pero, dependiendo de la ejecución de los proyectos, podemos terminar trabajando 25 personas. 

¿Cómo está participando Guada Acoge en la crisis humanitaria con los refugiados de Ucrania?

En Guadalajara, con los refugiados, estamos trabajando Cruz Roja, Accem y nosotros. Nosotros, en segunda fase, acogemos a las personas que nos derivan desde el Ministerio. Tenemos 13 plazas de refugiados. Nuestro trabajo está especializado en mujeres víctimas de violencia de género o de trata. Pedimos más esos casos pero hemos tenido también una familia afgana con un padre y un hijo en esta última crisis en Afganistán. La última persona que ha llegado a nuestro servicio de refugio es una persona de Paraguay. De momento, no estamos recibiendo refugiados en primera instancia, solo cuando les derivan de otras entidades que han hecho la primera acogida. Puede ser de cualquier nacionalidad. Todavía no nos han llegado ucranianos al servicio de refugio. En jurídico, para ver cómo pueden regularidad su situación. No están llegando muchas personas porque como han salido las órdenes de cómo hay que tramitar su proceso de refugio para que tengan su NIE se va haciendo muy rápidamente y la mayoría de la gente están bien informados. A nosotros nos llega algún hecho puntual que les impide hacerlo por alguna dificultad.

Aunque ahora se haya puesto más el foco en la cuestión ucraniana, ¿qué otros refugiados tienen su atención en estos momentos?

La última persona que ha llegado es de Paraguay. De Haití también, al principio alguna de Venezuela pero no están dando muchas plazas, y de Afganistán sí que hemos tenido. 

¿Desde la ONG están viendo diferencias entre la manera de gestionar esta crisis ucraniana?

Veo un cambio en el sentido de que se está agilizando mucho. De Afganistán, la primera instancia, también se agilizó pero ahora acceder a un NIE en 48 horas… También es acuciante porque aquí hay viviendo mucha gente ucraniana desde hace mucho tiempo. En Azuqueca, hay una comunidad bastante grande. Ahora, se ha hecho más deprisa la acogida. Siria ha estado ahí, está Honduras, Guatemala, Venezuela. Esto nos pilla más cerca y sí que veo diferencias. 

¿Hasta el punto de que hay refugiados de primera y de segunda?

Entiendo que la gente sea solidaria porque es Europa pero derechos tenemos todos. Te puede pasar a ti. Recuerdo que en la Guerra Civil española llevaron muchos niños a Argentina y Rusia. Hay que ser acogedores haciendo las cosas bien. No de cualquier manera. Esto da a lugar a que haya muchas bandas y redes de tráfico de personas que pueden hacer con ellos lo que quieran. 

¿Estáis preocupados por el tráfico de personas y la trata?

La gente tiene muy buena intención pero pueden llegar a manos de cualquier desalmado que los utilice para lo que quieran. Los niños tienen que ir con una persona que sea tutor legal. Porque puede dar lugar que cualquiera coja a alguien en la frontera y luego haya gente que se aproveche de esas circunstancias. Como no vienen documentados, puede pasar cualquier cosa. Sé que la Policía tiene un servicio especial para estar atenta a estos delitos. Si ya en una situación normal se hace, como en una situación de guerra no se va a hacer. La trata es el segundo negocio del mundo. La gente aprovecha cualquier circunstancia, aunque sea una guerra, para hacer su negocio. 

Hace unos días, se pedía a las personas individuales que dejaran de acudir a la frontera a por refugiados y confiaran en las organizaciones con experiencia, ¿qué opina de esta recomendación oficial?

Estamos preocupados. Entiendo que antes de traer a nadie, es mejor ponerse en contacto con alguna ONG como Cruz Roja o Accem que atienden en primera instancia. Antes de salir del país, vamos a hacer esas gestiones y ver si están identificados y si son niños que tengan permiso de sus padres. 

¿Hay capacidad en Guadalajara provincia para gestionar una buena llegada de refugiados?

El volumen de personas que va a venir es muy grande. La urgencia va a durar mucho tiempo. La situación en Ucrania no creo que se resuelva en un mes. Lo más seguro es que esto dure años. Las personas no pueden vivir eternamente en un polideportivo. Estamos reaccionando bien pero va a llegar muchísima más gente. Nos debe preocupar a todos. Va a haber gente que a ver dónde va a estar. No quiero ser alarmista pero veo a gente viviendo en la calle. Todos tenemos muy buena voluntad porque pensamos que va a ser unos meses pero la gente se cansa. O encauzamos las cosas bien... Nosotros somos una provincia pequeña y no se les puede meter en cualquier sitio, de cualquier manera. Algo digno para vivir, hay que darles de comer y tramitar su documentación para que ocupen un puesto laboral y sea un ciudadano más para que contribuya como todos. Esa es la intención, gente que vaya buscando su sitio y vaya trabajando. 

En cifras, ¿a cuántos refugiados puede ayudar Guada Acoge en un año en sus distintos ámbitos?

Normalmente, atendemos más de dos mil personas cada año entre jurídico, laboral y social. A parte de la sede de Guadalajara, tenemos otra en Azuqueca. La incidencia que tenemos mayor es en jurídico. Les atendemos para ayudarles a solucionar sus trámites. Es el servicio que más demanda tiene. Y luego laboral, que tenemos bolsa de empleo y convenios con empresas. 

¿Qué les dirían a aquellos que ven en los refugiados una amenaza por cuestiones sociales porque temen que puedan quitar el trabajo a los nacionales y otros argumentos de esas características que se oyen?

Cuando uno tiene pensamientos tan radicales es muy difícil cambiar esa apreciación pero sí les diría que se den cuenta que todos somos personas y tenemos unos derechos. Lo que pido para todo el mundo es vivir con dignidad. España tiene experiencia. Cuando las cosas no han ido bien, la gente ha emigrado a otros sitios. Todos tenemos que intentar buscar un mundo mejor y es muy difícil salir de tu país y de tu entorno y vivir en un sitio diferente. Si se hace es porque buscas algo mejor para ti y tu familia. Los otros son iguales que nosotros y también tiene derecho a tener una vida digna. 

¿Cómo se ayuda a Guada Acoge?

Somos una ONG que podemos recibir donativos y si hay alguien quiere venir como voluntario, para dar clases de castellano o lo que sea, estamos abiertos. Ahora, va a venir mucha gente ucraniana y va a ser necesario. También se pueden hacerse socios y pagar una cuota. Somos muy pocos, unos 18. Estamos abiertos a cualquier colaboración. Que vengan y buscamos la manera de que nos puedan echar una mano.