scorecardresearch

Azuqueca y Villanueva pierden población

Beatriz Palancar Ruiz
-

Molina de Aragón gana nuevos pobladores en los dos últimos años, mientras que la Ciudad de El Doncel recupera vecinos a 1 de enero de 2022 respecto al último año de referencia

La segunda población en número de habitantes de la provincia, Azuqueca de Henares, pierde población por segundo año consecutivo según los datos de su padrón. - Foto: Javier Pozo

La provincia de Guadalajara sigue presentando dos realidades distintas en lo que a la distribución de la población se refiere. Por un lado, está la zona más cercana a Madrid y Guadalajara capital, el llamado Corredor del Henares, donde se localiza la mayor parte de los habitantes de la provincia, y en el otro extremo está la mal llamada España vaciada porque existe una densidad de población menor a la de las zonas más despobladas de la tierra. Aunque esta realidad sigue estando presente en el mapa provincial, bien es cierto que los dos últimos años, por el efecto de la pandemia del Covid-19, muchos pueblos de la provincia de Guadalajara han ganado población.

La situación sanitaria y el teletrabajo hicieron posible que muchos trasladaran su residencia de la ciudad al pueblo. En 2020, el efecto se dejaba ver de forma exponencial porque de los 288 municipios de la provincia, 164 ganaron población a fecha 1 de enero de 2021 y solo 98 sufrieron un descenso en el número de vecinos. 

Según los últimos datos publicados por el INE, a fecha 1 de enero de 2022, el número de localidades que ganan población en la provincia es de 134, por las 127 que pierden y las 27 que se mantienen con el mismo padrón que en 2020.

vuelta a la normalidad. El padrón a fecha de 1 de enero de 2022 para municipios como Almoguera, Albalate de Zorita o Loranca de Tajuña recupera los datos de población de antes de la pandemia, mientras que en poblaciones como Pastrana o Sigüenza se puede ver una recuperación en 2021 después de experimentar un descenso en el número de vecinos durante 2020, como también, según se ha señalado anteriormente hubo en Guadalajara capital.

Eso sí, hay pueblos que pierden población de forma significativa en los dos últimos años. Destaca el caso de Azuqueca de Henares  y Villanueva de la Torre por estar situados dentro de la zona de mayor crecimiento poblacional, ya que algunos de sus vecinos, como Alovera (gana 91 vecinos en el último padrón que se suman a los 191 que sumó en 2020), Cabanillas del Campo (cuenta con 124 vecinos más que se unen a los 187 del año anterior), El Casar (209 altas en el padrón a lo largo de 2021 que se añaden a las 295 de 2020) o Marchamalo (141 nuevos vecinos a comienzos de 2022 por los 205 que tuvo al inicio de 2021), siguen recibiendo altas en sus padrones municipales de los años 2020 y 2021. También sumaron otras localidades cercanas a ese área de influencia como Chiloeches, Pioz, El Pozo de Guadalajara, Tórtola de Henares, Trijueque, Torija o Fontanar.

En el caso azudense, a fecha 1 de enero de 2022, hay 54 vecinos menos que el año anterior, cuando ya se produjo una reducción de 171 vecinos; mientras que los datos de la localidad vecina de Villanueva de la Torre dejan un censo con 32 personas menos a 1 de enero de 2022, por los 40 vecinos que ya había perdido a comienzos de 2021. También hay que señalar la pérdida leve de población en Yunquera de Henares, 39 vecinos menos, cuando en la estadística del año anterior había ganado 159 vecinos.

Trillo, Uceda, Illana, Mondéjar, Pareja, Brihuega, Cogolludo, Humanes o Quer vuelven a ganar población como ya hicieron en 2020.