scorecardresearch

La Guadalajara rural ganó habitantes en 2020 por la pandemia

Inmaculada López
-

A diferencia de otras anualidades, el padrón de más de un centenar pequeños municipios de la provincia creció junto con el de varias localidades del Corredor del Henares

Por primera vez desde el año 2015, la ciudad de Guadalajara resta habitantes de su padrón municipal. - Foto: Javier Pozo

El impacto que la crisis del Covid-19 ha tenido en el modo de vida de numerosos ciudadanos, que han decidido abandonar las aglomeraciones de las grandes urbes por la tranquilidad del medio rural, ha tenido un reflejo evidente en el padrón municipal de más de un centenar de pequeños pueblos de la provincia. Y es que, a diferencia de otras anualidades donde las localidades ubicadas en el entorno del Corredor del Henares eran las que mayoritariamente ganaban población, 2020 –el año de estallido de la pandemia– dejó aumentos demográficos significativos en buena parte de la Guadalajara vaciada. 

En concreto, las cifras oficiales del padrón municipal publicadas hace unos días por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que 164 de los 288 pueblos que abarca la geografía provincial sumaron nuevos residentes en 2020 (51 más que en 2019), de los cuales 137 tienen una población inferior a mil habitantes. A nivel porcentual, Morenilla es la localidad guadalajareña cuya demografía creció más en 2020, un 35,14 por ciento, pasando de 37 a 50 vecinos. 

Le siguen Zarzuela de Jadraque (+33,33%, de 42 a 56 habitantes), El Ordial (+32,14%, de 28 a 37), La Miñosa (+30,77%, de 26 a 34), Anquela del Ducado (+28,26%, de 46 a 59), Algora (+24,24%, de 66 a 82), Escopete (+23,08%, de 52 a 64), Esplegares (+21,88%, de 32 a 389), Ciruelos del Pinar (+21,05%, de 32 a 39) y así un largo etcétera de pequeñas localidades (Retiendas, Caspueñas, Megina, Canredondo, Argecilla...). En términos absolutos, los municipios del entorno del Corredor de Henares son los que continúan registrando los aumentos demográficos más importantes. Por segundo año consecutivo, Yebes-Valdeluz encabeza el ranking de nuevos empadronados con 447 altas (pasa de 4.189 a 4.636 habitantes). A continuación, se sitúan Pioz con 335 residentes más (de 4.352 a 4.687), El Casar (suma 295 habitantes y alcanza los 12.710), Torrejón del Rey (+269 y registra 5.892), Uceda (+218 y tiene 2.933), Marchamalo (+205 y se queda en 7.889), Alovera (+191 y registra 13.051), Cabanillas del Campo (+187 y ya tiene 10.844), Chiloeches (+174 y registra 3.797) y Yunquera de Henares (+159 y cuenta con 4.364). 

Además, hay otras localidades de la provincia más alejadas del  Corredor del Henares que presentan subidas de padrón superiores al centenar de inscritos. Es el caso de Albalate de Zorita (que suma 150 habitantes y pasa de 930 a 1.080),  Loranca de Tajuña (+150 y alcanza los 1.396), Fontanar (+117 y registra 2.523), Illana (+112 y se queda en 776), Galápagos (+104 y contabiliza 2.579) y Trijueque (+101 y cuenta con 1.327). Otras subidas de población destacadas en 2020 fueron las registradas en Quer, Brihuega, Horche, Tórtola de Henares, Humanes, Pareja, Pozo de Guadalajara, Valdeaveruelo, Mondéjar, Fuentenovilla, Torija, Hontova, Cogolludo, Valdenuño Fernández, Orea y Trillo. 

bajada en la capital. En la otra cara de la moneda, se encuentran los 98 municipios guadalajareños que restaron población durante 2020 (52 menos que en 2019). El mayor y más llamativo descenso afecta a la capital, que tras una tendencia demográfica ascendente desde el año 2015, pierde 420 habitantes y pasa de 87.484 a 87.064 (-0,48%). Otra bajada significativa es la que sufre Azuqueca de Henares, que reduce su padrón en 171 vecinos y se queda en 35.236. Un caso muy curioso es el que afecta a Torre del Burgo, cuya demografía cayó en 141 residentes (cuenta ahora con 470 vecinos) como consecuencia de la falta de temporeros que la localidad sufrió por las restricciones de movilidad sufridas durante los momentos más duros de la pandemia y que impidieron la llegada de trabajadores de otros países, especialmente, de origen búlgaro. De hecho, es el segundo municipio de la provincia de Guadalajara cuyo descenso poblacional fue más acusado en términos porcentuales, un 23,08, sólo por detrás de Estriégana, que experimentó un descenso del 28,57 por ciento en su padrón municipal, pasando de 14 a 10 habitantes. 

En números absolutos, otras localidades de la provincia que sufrieron notables pérdidas de residentes fueron Villanueva de la Torre (-40 y baja a 6.591), Albares (-34 y tiene 479), Cifuentes (-23 y registra 1.611), Sigüenza (-21 y contabiliza 4.298), Pastrana (-19 y registra 839) y Molina de Aragón (-16 y se queda en 3.217 habitantes). Junto a los municipios que ganan y pierden población, hay que añadir los 26 que la mantienen intacta. Entre ellos, se encuentran Almadrones (55 habitantes), Alocén (161), Arbeteta (20), Cantalojas (146), El Olivar (69), Zaorejas (104), Peñalén (75) y Tartanedo (144).

Distribución. Así las cosas y según la última estadística publicada por el INE, la provincia de Guadalajara queda distribuida en 176 municipios con una población inferior a 101 habitantes; 72 entre 101 y 500 empadronados; siete de 501 a 1.000 vecinos; 13 entre 1.001 y 2.000; seis entre 3.001 y 5.000; tres de 5.001 a 10.000 habitantes; uno (Azuqueca de Henares) entre 30.001 y 50.000; y uno (la ciudad de Guadalajara) con una población de 50.001 a 100.000 habitantes.

la mayor subida. Otra realidad que ofrece la última revisión de padrón municipal del INE es que Guadalajara fue la provincia española que experimentó una mayor subida de población en términos relativos. En concreto, sumó 3.593 habitantes en 2020, pasando de 261.995 a 265.588 habitantes, lo que supone un ascenso del 1,37 por ciento. Le siguieron Toledo, cuya población creció un 0,8 por ciento; Huesca (+ 0,71%) y Tarragona (+0.68%). En términos absolutos, fueron Málaga, Murcia, Toledo, Tarragona, Girona y Almería, por este orden, las provincias que sumaron más nuevos moradores, a las cuales siguió Guadalajara en  séptima posición. En contraste, restan población grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza o Sevilla. 

En el contexto regional, la provincia de Guadalajara lidera, seguida por Toledo, el principal asenso relativo de población. Ocurre lo contrario con Ciudad Real, Albacete y Cuenca que vieron descender su demografía provincial un 0,50, un 0,47 y un 0.32 por ciento, respectivamente, a lo largo del año 2020.