scorecardresearch

«La lucha de clases es más necesaria que nunca»

Beatriz Palancar Ruiz
-

María Fernández es desde hace poco más de un año la secretaria provincial del Partido Comunista en Guadalajara, organización que en diciembre ha celebrado su centenario y lo hizo con la presentación de un nuevo grupo de jóvenes en el Corredor

María Fernández en la sede del Partido Comunista en Guadalajara. - Foto: Javier Pozo

En diciembre, el Partido Comunista de Guadalajara ha celebrado su centenario como organización. Para hacerlo, han realizado homenajes a dirigentes destacados y organizado espacios para la reflexión con historiadores y escritores. María Fernández (Guadalajara, 1989), que es la secretaria provincial de este partido desde hace poco más de un año, está muy comprometida con la ideología de la organización que lidera que, en la provincia de Guadalajara, cuenta con 50 afiliados, y que espera sumar más simpatizantes como ha ocurrido hace pocas fechas en el Corredor del Henares con un grupo nuevo.

Recientemente, el Partido Comunista ha celebrado su centenario en Guadalajara, ¿qué destacaría de los actos celebrados?

Se presentó el nuevo núcleo que se ha formado del Partido Comunista en la comarca de Azuqueca. Hacía poco que se había formado y aprovechamos para presentarlo. 

«La lucha de clases es más necesaria que nunca»«La lucha de clases es más necesaria que nunca» - Foto: Javier Pozo¿Considera que la ciudadanía ha perdido la referencia histórica de lo que es el Partido Comunista?

Aprovechando el centenario, no solo cabía recopilar la historia del Partido Comunista, también los hitos de las luchas que se han llevado a cabo en Guadalajara desde la fundación hasta la actualidad. Por desgracia, se demoniza bastante lo que es el Partido Comunista pero hay que recordar que, a lo largo de su historia, ha sido un referente de lucha que siempre ha estado allí para la clase trabajadora.

¿Cómo llega usted a ser secretaria provincial del Partido Comunista?

Vengo de las Juventudes Comunistas de Guadalajara. Me afilié de manera tardía, con 25 o 26 años, pero entré en contacto con la conciencia de clase a partir de la crisis de 2008. No podía permanecer impasible ante una sociedad que no me estaba gustando. La organización que más me ayudaba a entender el mundo fueron las Juventudes Comunistas, donde estuve militando hasta que acabó mi ciclo de juventud y ya promocioné al partido, que se reactivó en 2016. Estamos revitalizando el partido. Tanto yo, como otros camaradas, dimos este impulso y por eso quedé encabezando el partido. Hemos tenido varios procesos orgánicos de reestructuración para elegir las responsabilidades. Al principio, yo no era la secretaria provincial, pero la persona que estaba al frente dimitió por motivos personales y yo asumí el cargo hasta el siguiente proceso congresual.

¿Cuándo se celebrará el próximo proceso congresual?

Llevo como secretaria provincial desde el año pasado y está previsto que el congreso se celebre al año que viene. En el partido, van desde nivel estatal hasta nivel regional y provincial. El último proceso duró dos años y cuando llegue ese congreso la militancia decidirá si quiere que siga al frente, pero yo tengo claro que voy a seguir trabajando ya sea como militante de base o en el cargo en el que me elijan los camaradas.

Me ha hablado de regeneración del partido, por lo que, ¿qué les diría a aquellos que relacionan el comunismo con algo del pasado?

Creo que se está notando que hay una regeneración. En la zona de Azuqueca y Alovera se ha montado una organización nueva que está formada por gente joven. Las personas que se han afiliado recientemente es porque les llamaba la atención. Creo que el Partido Comunista se está renovando generacionalmente y tiene sentido porque la sociedad, a partir de las últimas crisis, cada vez está peor, y creo que la gente va cogiendo algo de conciencia de clase. 

El Partido Comunista queda integrado totalmente dentro de Unidas Podemos, pero ¿hasta qué punto mantienen sus propios órganos?

Son organizaciones independientes aunque en el tema más institucional o electoral trabajamos como un único partido. Igual que en su momento formaba parte de Izquierda Unida, ahora, el nexo de unión entre agrupaciones de izquierdas es Unidas Podemos. Es un grupo de consenso común pero la idea del partido es que sea un espacio en el que podamos organizarnos con ideas progresistas, no tienen por qué ser comunistas, que quieran trabajar por la ciudad de Guadalajara. 

Desde su partido, siempre se han aplaudido y apoyado las actuaciones que se han llevado a cabo en las fosas comunes del cementerio para identificar a víctimas de la Guerra Civil, ¿se seguirá colaborando?

Por supuesto que, en todo el tema de los represaliados, consideramos que tiene que haber un trabajo de justicia y de reparación. No solo que se recuperen los restos, que se quiten los delitos que constan en acta porque son sentencias injustas. Nosotros colaboramos con el Foro por la Memoria en Guadalajara pero ellos son los que llevan la voz cantante. Estamos a favor de que se recupere la memoria democrática.

¿Qué le parece que el Ayuntamiento de Guadalajara haya colocado un muro con los nombres de los represaliados enterrados en las fosas comunes del camposanto?

Muy necesario. Ha tardado. No es culpa de esta legislatura, es también de las anteriores del Partido Popular, pero aunque se haya hecho tarde, se ha hecho. Estuvimos en la inauguración del memorial como partido porque sirve para recordar a todas las personas que fueron represaliadas en Guadalajara. 

Se habla mucho de que vivimos en una sociedad que está yéndose a los extremos políticos, ¿está de acuerdo con esta valoración?

En los últimos años, se demoniza el hecho de ser comunista o de extrema izquierda. Realmente, no creo que estemos reclamando unos extremos tan locos: Una vida digna, una justicia social, unos trabajos y unos derechos. No me parece comparable equiparar políticas de la extrema derecha, que se basan en un recorte de libertades que ya habíamos conseguido, con el trabajo que realizamos nosotros por reclamar unas condiciones de laborales y de vida dignas. Si defender los derechos básicos es ser extremista, lo seremos, pero no lo comparto. 

Se habla mucho del peso que tendrá Vox en los próximos comicios electorales que se celebren, ¿a qué cree se debe este fenómeno?

Creo que cala bastante el discurso populista que tienen. Al final, venimos de una crisis sistémica desde el 2008 hasta la actualidad que parece que vamos de crisis en crisis. Primero vino la económica, ahora lo del Covid. Creo que la gente está cada vez más harta y el discurso de Vox cala más porque culpa a la inmigración, a las personas LGTBI, o a cualquier otro colectivo en lugar de al sistema por los grandes problemas que tenemos como sociedad. Por nuestra parte, tenemos que hacer un gran trabajo para desmontar ese populismo porque el discurso de Vox no se corresponde en nada con la realidad. Es un trabajo que hay que seguir haciendo, no solo nosotros como Partido Comunista, sino todas las personas que tengan una ideología progresista para frenar la entrada de la ultraderecha en las instituciones, que ya están, pero también en la vida diaria que nos supone un recorte de libertad y de derechos que nos ha costado conseguir. 

¿Qué le diría a los que creen que la ideología comunista está obsoleta?

La lucha de clases, que es la manera de entender el comunismo, es más necesaria que nunca. Estamos viendo que, para los jóvenes, hay un montón de trabajos precarizados, sin acceso a la vivienda, parece que no se van a poder garantizar las pensiones. Si seguimos como estamos, la sociedad va a ir a peor. Algo progresista es totalmente necesario para evitar que vivamos peor de lo que podamos estar viviendo ya, sobre todo, la clase trabajadora y las capas más populares.

¿Qué mensaje trasladaría a otros camaradas que se sientan cercanos  a su ideología por el descontento?

La organización es la base para cualquier lucha. Una persona individual va a conseguir pocas cosas o le va a costar mucho más que hacerlo de forma colectiva. Hacer un trabajo común en base a unos objetivos es necesario. Con la unión se pueden hacer las cosas.