scorecardresearch

Las Vacas por el Tajo de Trillo llenaron La Isla de corredores

Redacción
-

En torno a 7.000 personas acudieron al municipio para disfrutar de este evento a orillas del río en plena ola de calor y después de dos años de espera a causa de la pandemia del COVID.

Cerca de 7.000 personas se dieron cita en el evento. - Foto: Ayto. de Trillo

Unas 7.000 personas asistieron a las Vacas por el Tajo en Trillo, que regresaron a orillas del río en la tarde del sábado, después de dos años de ausencia a causa de la pandemia del COVID. Se trata de una afluencia inferior a la registrada en la última edición de 2019, si bien permitió que el evento se desarrollara en medio de un gran ambiente, con mucha fluidez y con ausencia total de incidentes, salvo algunos rasguños y contusiones leves.

A primeras horas de la mañana comenzaban a llegar al municipio los primeros aficionados taurinos que fueron cogiendo sitio en los márgenes del río, si bien ya se notaba una afluencia menor que en ediciones anteriores, en las que han acudido a este festejo hasta cerca de 15.000 personas. El dispositivo de seguridad desplegado para evitar aglomeraciones y organizar debidamente el tráfico y el aparcamiento funcionó perfectamente gracias al impecable trabajo altruista de Protección Civil, que desplegó en Trillo 15 voluntarios, cinco vehículos todoterreno y dos motos, de manera que durante toda la jornada las calles de Trillo permanecieron libres, limpias y principalmente destinadas a un uso peatonal y de los servicios de emergencia y seguridad presentes en el pueblo.

Pasadas las 18.00 horas y en medio de un intenso calor, se escuchaba el cohete que anunciaba la suelta de la primera de siete vacas que salió al ruedo fluvial trillano con gran bravura, corriendo y buscando corredores que tuvieron que subirse en los árboles, sufriendo los primeros momentos de tensión. De hecho, esta primera vaca consiguió alcanzar a un mozo, al que tiró al suelo en los primeros minutos de su suelta, aunque sin consecuencias graves, pues el joven pudo levantarse por su propio pie. Así, de una en una, salieron de los toriles un total de siete vacas -tres de ellas adquiridas por la Peña Taurina Vacas por el Tajo a la ganadería de José María López, de Almoguera, mientras que otras cuatro han sido compradas por el Ayuntamiento de Trillo a Hermanos Ustarroz de Navarra-, que se diseminaron a ambas orillas del río Tajo, saltando sobre el agua y cruzando el cauce en numerosas ocasiones, como si también padecieran el intenso calor y necesitaran un baño refrescante.

El festejo se desarrolló en medio de un gran ambiente, con los muros que sirven de barreras naturales repletos de aficionados y con cientos de personas dentro del agua; ni unos ni otros abandonaron su lugar durante las más de dos horas de festejo, disfrutando de los animales y presenciando numerosas carreras, saltos y bellas imágenes con el agua y las vacas como protagonistas.

Desde el punto de vista de los entendidos taurinos, Javier Muñoz, de ToroAlcarria, que presenció las Vacas por el Tajo desde un lugar privilegiado frente a la pequeña isla que configura el río antes de las pequeñas corrientes existentes justo antes de llegar a la plaza de toros, asegura que «la mejor vaca por juego y por movilidad fue la número 288 de Ustarroz, junto a otra vaca de capa negra de José María López».

Por su parte, el ex recortador trillano y miembro de la Peña Taurina trillana, Paco Henche, también ensalza a la vaca 288 de Ustarroz, «por su movilidad y el buen juego que dio sin parar durante toda la tarde», destacando, sobre todo, «el respeto del público asistente hacia las verdaderas protagonistas que son las vacas».

Para el alcalde, Jorge Peña, que siguió el festejo desde la zona de toriles, pendiente en todo momento de las sueltas, el balance de la jornada es más que positivo por el buen desarrollo del evento y, principalmente, por la ausencia de incidentes. Del mismo modo se pronuncia el concejal de Festejos, Hugo Pérez, quien, además, añade el agradecimiento de la Corporación municipal a Protección Civil, «sin los que no podríamos llevarlo a cabo», a la Guardia Civil, a los empleados municipales y al Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), que siguieron el evento desde el agua.